Segunda ola del coronavirus: cuál es realmente la posición de la OMS sobre los confinamientos en la lucha contra la pandemia de Covid-19

“Nosotros en la Organización Mundial de la Salud no abogamos por los confinamientos como el principal medio de control de este virus”.

El Dr. David Nabarro es enviado especial de la OMS para la covid-19.
El Dr. David Nabarro es enviado especial de la OMS para la covid-19.

Cuando el enviado especial de la OMS para la covid-19, Dr. David Nabarro, se expresó así en una entrevista con la revista británica The Spectator, seguramente no se imaginó la tormenta que iban a producir sus palabras.

“Los confinamientos solo tienen una consecuencia que uno nunca, nunca debe menospreciar, y es que hacen a los pobres mucho más pobres”, dijo también el alto funcionario durante la entrevista, publicada el fin de semana.

Y, poco después, numerosos medios y personalidades empezaron a asegurar que la OMS se había echado para atrás en su apoyo a los confinamientos, con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegando incluso a afirmar que la organización le había dado la razón.

 

 

“La Organización Mundial de la Salud acaba de admitir que estaba en lo cierto. Los confinamientos están matando a países por todo el mundo. La cura no puede ser peor que el problema (…). Una larga batalla, pero finalmente hicieron lo correcto“, dijo Trump el lunes a través de su cuenta de Twitter.

Aunque como numerosas personas inmediatamente le hicieron notar al presidente estadounidense, también vía Twitter, en su respuesta Nabarro fue claro en indicar que el problema era utilizar los confinamientos como “el principal medio de control”.

Y como le recalcó a BBC Mundo la portavoz de la OMS, Margaret Ann Harris, en realidad esa siempre ha sido la posición de la organización, que nunca ha dejado de considerar a los confinamientos como “un arma más en el arsenal”.

Otras medidas

“Lo que siempre hemos dicho es que los confinamientos pueden ayudar a comprar algo de tiempo, especialmente si hay abundante transmisión comunitaria”, explicó Harris.

“Uno puede encontrarse con una situación en la transmisión es intensa y, por diferentes razones, no se puede identificar ni rastrear a todos los afectados. Y, en esos casos, tal vez hay que poner el freno con lo que la gente llama confinamiento”, le dijo a BBC Mundo.

Protestas en Madrid, 20 de septiembre

Getty Images
Varios países europeos han ordenado nuevos confinamientos en parte de su territorio.

“Pero nuestra posición es que luego nos gustaría ver a gobiernos y comunidades hacer de forma continua todas las otras cosas que pueden ayudar a ralentizar la transmisión del virus”, insistió la vocera de la OMS.

A nivel individual esas “cosas” incluyen el lavado de manos, el distanciamiento físico -y el uso de mascarillas, cuando eso no es posible- así como evitar contactos cercanos, multitudes y espacios mal ventilados.

“Mientras que a nivel de los gobiernos nos gustaría ver mejores sistemas de testeo y seguimiento, que garanticen que realmente se identifican todos los casos y todos los contactos de las personas infectadas, y que se garantice que todas esas personas se autoaíslen por el tiempo necesario”, elaboró Harris.

“Si todo eso se hace -y hay muchos países que lo han hecho muy bien- uno reduce la transmisión y pueden mantener a la sociedad funcionando”, destacó.

Un placa de los pulmones

Getty Images
Para la OMS, un buen sistema de pruebas y rastreo es clave para contener al virus.

Todos esos puntos también fueron hechos por Nabarro durante su entrevista, en la que también reconoció que los confinamientos podían justificarse “para comprar tiempo, reorganizarse, reagruparse, redistribuir los recursos y proteger al personal de salud”.

“Realmente llamamos a los líderes del mundo a dejar de usar los confinamientos como su principal método de control. Desarrollen mejores sistemas para hacerlo. Trabajen juntos y aprendan de los otros”, pidió también en su charla con The Spectator.

Y, para Harris ese último punto es el más importante de los hechos por el enviado especial de la OMS para la covid-19.

Error común

“El Dr. Nabarro estaba enfatizando, o comentando, que en algunos lugares algunos gobiernos tal vez no se estaban enfocando en las otras medidas y estaban saltando directamente a los confinamientos y advirtiendo que ese no es el camino”, le dijo Harris a BBC Mundo.

“Porque para que nosotros, como raza humana, podamos vivir de forma segura mientras el virus está circulando, tenemos que adoptar todas esas otras medidas y hacerlo de forma consistente“, agregó.

Una mujer con mascarilla.

EPA
Que no se haya ordenado un confinamiento no significa que las cosas han pueden volver a la normalidad.

De hecho, para la vocera de la OMS muchas medidas y restricciones deberán seguir implementándose incluso después de que se disponga de una vacuna, para garantizar la seguridad de aquellos que todavía no estén protegidos por la misma.

Y la portavoz también destacó que, en las actuales circunstancias, la falta de confinamiento no debe interpretarse como un regreso a la normalidad.

“Ese ha sido un error común. Porque la gente ha sido muy buena aguantando las restricciones, pero luego cuando se levanta el confinamiento es como que hubieran salido de la cárcel y dicen: ‘Guau, ahora nos vamos a desquitar”, le dijo a BBC Mundo.

“Pero así no es como funciona con este virus”, recordó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial