Cae último implicado en complot para atacar en Río

La policía de Brasil arrestó al último implicado que era buscado en el caso sobre un grupo que juró lealtad al grupo terrorista Estado Islámico y compartió ideas sobre cometer ataques durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Publicado el
Militares brasileñoS vigilan el Parque Olímpico de los Juegos Río 2016. (EFE).
Militares brasileñoS vigilan el Parque Olímpico de los Juegos Río 2016. (EFE).

La Superintendencia de la Policía Federal en el estado de Mato Grosso  (suroeste) confirmó  que el mecánico Leonid El Kadre de Melo fue detenido la noche del domingo en el municipio de Comodoro, a 656 kilómetros de Cuiabá, capital regional y próxima a la frontera con Bolivia.

De acuerdo con medios locales, el sospechoso fue detenido por agentes de la Policía Militarizada en la terminal de transportes de Comodoro cuando intentaba comprar un pasaje para abordar un autobús regional y después de que las autoridades habían recibido denuncias telefónicas de su localización.

El sospechoso deberá ser transferido en las próximas horas a una cárcel de máxima seguridad en Campo Grande, capital del vecino estado de Mato Grosso do Sul, en la que permanecen los otros once detenidos, todos ellos brasileños.

La Policía arrestó a los primeros 10 sospechosos el jueves recién pasado, por orden judicial, en una operación desarrollada de forma simultánea en 10 estados de ese país.

El viernes, en el municipio de Vila Bela da Santíssima Trindade, también en Mato Grosso, se entregó a las autoridades Valdir Pereira da Rocha, otro de los sospechosos y ya entonces considerado prófugo.

Según las investigaciones, los sospechosos integraban una célula “aficionada”  y “desorganizada”  que solo mantuvo contactos a través de servicios de mensajería por internet.

El grupo intercambiaba mensajes de apología del terrorismo en las redes sociales, en los que se ensalzaban los atentados ocurridos en los últimos meses en Europa, y en los que sus integrantes planeaban la compra de armas con la supuesta intención de realizar un atentado durante los Juegos Olímpicos del próximo agosto.

El ministro de Justicia, Alexandre de Moraes, informó que algunos de los detenidos juraron lealtad al grupo terrorista Estado Islámico mediante un ritual previsto en en las redes sociales, pero que al parecer ninguno tuvo contactos directos con esa organización.

 De acuerdo con las investigaciones, ninguno de los sospechosos es de ascendencia árabe y sus edades van de los 20 a los 40 años, a excepción de un menor.

La ley antiterrorista de Brasil, aprobada el año pasado, prevé condenas de entre cinco y ocho años de cárcel por el enaltecimiento del terrorismo y la preparación de actos terroristas está penada con condenas de entre tres a quince años de reclusión.