Caso Anna y Olivia: Tomás Gimeno estuvo alrededor de tres horas con los cadáveres de sus dos hijas

Según el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), el padre de las menores mantuvo los cuerpos de sus hijas por varias horas antes de tirarlos al fondo del mar.

Publicado el

Archivado en:

españaTenerifeViolencia
Ambas menores fueron secuestradas por su padre el 27 de abril. (Foto Prensa Libre: @bringbackhomeannaandolivia/Instagram)
Ambas menores fueron secuestradas por su padre el 27 de abril. (Foto Prensa Libre: @bringbackhomeannaandolivia/Instagram)

El jueves 10 de junio, el cuerpo de Olivia Gimeno Zimmermann fue encontrado en una bolsa lastrada al barco perteneciente a su padre, Tomás Gimeno, a mil metros de profundidad en las costas de Tenerife. Este hallazgo desencadenó en una serie de investigaciones para llegar al fondo del crimen.

El cuerpo de Olivia, hija mayor de Gimeno, fue trasladado al Instituto Anatómico Forense de Tenerife para realizarle una autopsia. Los resultados determinaron, en su informe preliminar, que la menor falleció por una “muerte violenta, con etiología médico-legal compatible con homicidio, siendo la causa inmediata compatible con edema agudo (acumulación anormal de líquido) de pulmón”.

Actualmente, la Guardia Civil continúa con la búsqueda del cuerpo Anna, hermana menor de Olivia.

Los sucesos del crimen

Luego de recoger a Anna y Olivia en casa de su ex pareja, la tarde del 27 de abril, Gimeno sedó, presuntamente, a sus dos hijas con una mezcla de calmantes y relajantes musculares para posteriormente asfixiarlas.

Además: Tomás Gimeno: qué habría provocado que este papá secuestrara y cometiera atrocidades contra sus propias hijas

Posteriormente a este atroz suceso, Gimeno colocó el cuerpo de las menores en bolsas plásticas y los subió a su carro. Alrededor de las 21.30 horas llegó al Puerto Deportivo Marina de la Cruz, en Tenerife, donde colocó ambos cuerpos dentro de su lancha con el deseo de deshacerse de los cadáveres.

A las 21.50, la madre de las niñas, Beatriz Zimmermann, llamó a Gimeno y, para su sorpresa, en ese momento él le dijo que jamás volvería a ver a sus hijas.

Tras esto, a las 22 horas, Gimeno zarpó del puerto y luego de navegar mar adentro por aproximadamente 50 minutos, lanzó al fondo del océano las bolsas que contenían los cuerpos de sus hijas.

Desde el asesinato de Anna y Olivia hasta el momento en que Gimeno se deshizo de sus cuerpos, transcurrieron en torno a tres horas. Durante todo este tiempo, el padre de las menores estuvo con el cadáver de sus dos hijas.

Lea también: Una de sus hijas atada al ancla de la embarcación y la otra desaparecida: La historia que conmociona a España y cómo Tomás Gimeno se convirtió en sospechoso

Las autoridades españolas no descartan la posibilidad de que Gimeno continúe con vida y existe una orden internacional de captura en su contra. 

Los crímenes por los que Gimeno es señalado son  delitos agravados de homicidio contra la integridad moral en el ámbito de la violencia de género.