Bukele, “maestro del espectáculo más que presidente”

La temeraria acción del mandatario salvadoreño, que se hizo acompañar por militares a una sesión extraordinaria del Parlamento, ocupó a varios medios alemanes durante esta semana.

La difícil situación política que se vive en El Salvador, donde el presidente Nayib Bukele presionó mediante métodos poco ortodoxos al Parlamento para que apruebe un préstamo que permita desplegar su plan de seguridad, ocupó páginas en algunos de los medios más prestigiosos de habla alemana. Todos ellos destacaron el giro de corte autoritario que parece estar dando el joven mandatario, de 38 años, y quien desde el 1 de junio de 2019 está al mando del pequeño país centroamericano.

“Debido a que los parlamentarios son reacios a aprobar un crédito de 100 millones de euros para la seguridad interior, Bukele hizo ingresar soldados al Parlamento el domingo (09.02.2020)”, explica a sus lectores el prestigioso periódico alemán Süddeutsche Zeitung. Y tras detallar que también había francotiradores apostados en sitios estratégicos, apunta que el presidente Bukele recordó a través de Twitter a sus seguidores que existía el derecho a rebelión, “un mensaje tan claro como desolador, especialmente para un país como El Salvador”, que ha pasado por “dictaduras y una espantosa guerra civil”.

Süddeutsche Zeitung define a Bukele como “un maestro del espectáculo más que un jefe de Estado, que desde la ONU se dedicó a sacarse selfies más que a enviar un mensaje (…). Lo que cuenta para él son los likes y no el consenso político”. El periódico taz, en tanto, recuerda que este domingo 16 de febrero vence el plazo que Bukele dio al Parlamento para aprobar el préstamo, tras citar a una sesión parlamentaria extraordinaria, haciendo uso de un artículo constitucional que autoriza al mandatario a este tipo de medidas en casos de emergencia.

Soldados salvadoreños en las afueras del Parlamento.

az, sin embargo, sostiene que “no había ninguna situación de emergencia” que ameritara la convocatoria, pues en realidad “Bukele quiere el dinero para la compra de nuevos equipos policiales y militares para su ‘Plan de Orden Territorial’”, con el que desea combatir a las pandillas organizadas. Y respecto a la defensa del mandatario, que en una entrevista con el diario El País de España dijo no ser un dictador porque él en realidad no tiene todo bajo control, taz desliza con un dejo irónico que en la acción del domingo “tampoco hubo disparos ni mobiliario destruido”.

“Una especie de Mesías”

“Lo preocupante son los medios utilizados por el presidente para imponer su criterio”, dice Samuel Weber, experto en asuntos de Paz y Justicia de Amerika21, quien resalta que la aplicación del Párrafo 167 de la Constitución, que permite la convocatoria a una sesión especial, efectivamente “está pensada para situaciones de emergencia”, aunque su redacción “deja espacio para la interpretación”. También lamenta la situación de los funcionarios públicos, llamados por Bukele a sumarse a la rebelión, pues ellos “por miedo a ser despedidos evitan resistirse”.

Las cosas parecen haber cambiado. Cuando era alcalde de San Salvador, el actual mandatario apelaba a una política de combate contra la desigualdad en detrimento del enfoque policial que se había dado hasta entonces a la lucha contra la criminalidad. “Tenemos policías en todas partes en las calles y negocios con guardias de seguridad armados. Nadie está en contra de la policía, pero está claro que ellos no son la solución”. Las declaraciones datan de diciembre de 2016. Aparecen en un artículo del diario alemán Die Zeit titulado “Una especie de Mesías”, y las dijo, podrán imaginar, Nayib Bukele. (ers)

0