Elon Musk sugiere que un parásito cerebral es el verdadero árbitro de nuestro destino

Elon Musk tuiteó una teoría un tanto inquietante sobre cómo un parásito cerebral podría estar obligando a todos los humanos a crear una inteligencia artificial avanzada.

Elon Musk en la nueva fábrica de Tesla en Grünheide, cerca de Berlín. (Christophe Gateau/dpa/picture alliance)
Elon Musk en la nueva fábrica de Tesla en Grünheide, cerca de Berlín. (Christophe Gateau/dpa/picture alliance)

Muchos están ya acostumbrados de los numerosos tuits y opiniones que suele compartir Elon Musk en Internet. Sin embargo, este último ha causado fascinación y un tanto de desconcierto: el empresario multimillonario tuiteó este viernes (02.07.2021) una teoría sobre cómo un parásito cerebral podría estar obligando a todos los humanos a crear una inteligencia artificial (IA) avanzada.

El tuit respondía a un post de National Geographic sobre cómo la toxoplasmosis, un parásito común que se encuentra a menudo en los gatos, parece estar causando que las hienas sean imprudentes cerca de depredadores como los leones.

Salto de lógica: inteligencia artificial avanzada

En un asombroso salto de lógica, Musk sugirió que el parásito es en realidad la causa de que los humanos creen una inteligencia artificial avanzada.

“La toxoplasmosis infecta a las ratas, luego a los gatos y después a los humanos que hacen vídeos de gatos”, tuiteó Musk, agregando que se entrena a la IA con “videos de gatos de Internet” para que alcance niveles de “inteligencia sobrehumana”, convirtiendo así a la toxoplasmosis “en el verdadero árbitro de nuestro destino”.

¿Podría haber algo de verdad en la teoría de Musk?

La toxoplasmosis es un parásito unicelular que suele infectar a ratas y ratones. Se calcula que entre 40 y 60 millones de personas solo en Estados Unidos y más de dos mil millones en todo el mundo están infectadas por este parásito cerebral, según reporta Interesting Engineering. El parásito, Toxoplasma gondii, suele transmitirse a través de la carne cruda que contiene quistes de T. gondii, o del agua que contiene ooquistes de las heces de los felinos, agrega el medio científico.

Así, científicos creen que el parásito afecta a la mente de los roedores y les hace perder el miedo a los depredadores, como los gatos y los humanos. Estas ratas “valientes” se acercarían a los gatos, serían devoradas y transmitirían el parásito a los gatos, que a su vez lo transmitirían a las personas.

¿También afecta a los humanos? 

Según reporta LiveScience, estudios sugieren que las personas que dan positivo en las pruebas de toxoplasmosis pueden mostrar un comportamiento más arriesgado. De hecho, según Futurism, un estudio en el que se analizó a casi 600 personas en la República Checa y a 370 en Turquía descubrió que los que daban positivo en las pruebas de toxoplasmosis eran, en general, más propensos a sufrir un accidente de tráfico.

Sin embargo, el estudio atribuyó este resultado a “tiempos de reacción prolongados”, y no a una imprudencia, como en el caso de las hienas. Así, a fin de cuentas, y en base de falta de datos científicos concluyentes, es increíblemente improbable que un parásito cerebral haga que los humanos creen una IA sobrehumana.