Los esteroides reducen las tasas de mortalidad entre los pacientes críticos con COVID-19

Pacientes de ocho países fueron asignados al azar a diferentes regímenes de tratamiento.
Pacientes de ocho países fueron asignados al azar a diferentes regímenes de tratamiento.

El tratamiento de pacientes con COVID-19 en estado crítico con corticosteroides reduce el riesgo de muerte en un 20 %, según un estudio realizado con datos de 121 hospitales en ocho países, que publica este miércoles (02.09.2020) la revista Jama. Los resultados llevaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a actualizar sus recomendaciones sobre el tratamiento.

“Los esteroides no son una cura, pero ayudan a mejorar los resultados. Tener una opción de diferentes tipos de esteroides, todos los cuales parecen mejorar la recuperación del paciente, está muy bien, ya que ayuda a aliviar los problemas de suministro de medicamentos”, afirmó uno de los autores de la investigación, Anthony Gordon, del Imperial College de Londres.

El análisis, que combinó datos de ensayos separados de dosis bajas de hidrocortisona, dexametasona y metilprednisolona, encontró que los esteroides mejoran las tasas de supervivencia de los pacientes con COVID-19 lo suficientemente enfermos como para estar en cuidados intensivos en el hospital.

“Esto equivale a alrededor del 68 % de los pacientes (los más enfermos con COVID-19) que sobreviven después del tratamiento con corticosteroides, en comparación con alrededor del 60% que sobreviven en ausencia de corticosteroides”, dijeron los investigadores en un comunicado.

La directora de atención clínica de la OMS, Janet Díaz, dijo que la agencia había actualizado su consejo para incluir una “recomendación fuerte” para el uso de esteroides en pacientes con COVID-19 grave y crítico. “La evidencia muestra que si administra corticosteroides … (hay) 87 muertes menos por cada 1.000 pacientes”, dijo en un evento en vivo de la OMS en las redes sociales. “Esas son vidas … salvadas”.

Resultados consistentes

Los resultados fueron consistentes a través de la edad, la raza y el sexo, según un comunicado la Universidad de Pittsburgh, una de las participantes en el estudio.

El ensayo se realizó entre marzo y junio pasado, con 403 pacientes adultos ingresados en unidades de cuidados intensivos por sospecha o por covid-19 confirmado.

Los pacientes de Reino Unido, Irlanda, Australia, los Estados Unidos, Holanda, Nueva Zelanda, Canadá y Francia, fueron asignados al azar a diferentes regímenes de tratamiento.

Un grupo fue tratado con una dosis fija de 50 miligramos de hidrocortisona cuatro veces al día durante siete días, otro solo la tuvo si su presión arterial disminuía, y un tercer grupo no recibió el medicamento.

Si la hidrocortisona se administraba solo cuando la presión arterial era baja, la probabilidad de un mejor resultado era del 80%.

Los resultados se obtuvieron a través de la plataforma REMAP-CAP de ensayos de control aleatorios para tratar la covid-19 en pacientes críticos por coronavirus con corticosteroides, un medicamento que reduce la inflamación y modula la actividad del sistema inmunológico.

Sin pruebas para pacientes menos graves

El estudio no probó estos fármacos en pacientes con COVID-19 menos graves y los “esteroides no se recomiendan actualmente para estos pacientes porque pueden amortiguar el sistema inmunológico y tener efectos secundarios graves”, advierte la nota.

Además, el estudio se llevó a cabo principalmente en países ricos de toda Europa, América del Norte y Australia, “por lo que es posible que las conclusiones no se traduzcan a los países de ingresos bajos y medios”.

Los datos refuerzan los resultados de junio del ensayo RECOVERY del Reino Unido, que mostró cómo el esteroide dexametasona redujo las muertes en un 29 % en los pacientes con ventilación asistida.