Protestas en Chile se reavivan con nuevos saqueos e incendios a comercios

Violentos disturbios se registraron en al menos cuatro ciudades chilenas, mientras el gobierno de Sebástian Piñera rechaza duro informe de Amnistía Internacional.

Saqueos e incendios de locales comerciales en Santiago y violentos disturbios en Valparaiso y Antofagasta se produjeron este jueves (21.11.2019) en Chile, recrudeciendo la crisis que golpea la nación andina, mientras el gobierno de Sebastián Piñera rechazó un  informe de Amnistía Internacional (AI) sobre violaciones “generalizadas” a los derechos humanos durante las protestas, que se saldaron con 22 muertos.

En Santiago, una protesta en las afueras del centro comercial Arauco, al norte de la ciudad, por supuestas “torturas” a menores de parte de policías, derivó en el saqueo de algunas tiendas que luego fueron incendiadas, informaron las autoridades.

Los bomberos combatieron el fuego pese a la oposición de los furiosos manifestantes quienes deseaban que el siniestro consuma el centro comercial. Las protestas también se registraron en Plaza Italia, en el centro de Santiago, donde miles de personas se reúnen casi a diario para manifestarse. Decenas de encapuchados se enfrentaron en esta jornada con la Policía que los reprimió con gran cantidad de gas lacrimógeno y carros lanza agua.

La violencia se extendió a otras ciudades como Antofagasta, en el norte del país, donde un conductor atropelló a un grupo de personas que realizaban una protesta y luego huyó en medio de gritos e insultos de los manifestantes que lo persiguieron para capturarlo, según imágenes difundidas por la televisión local.  Saqueos a comercios y disturbios también se registraron en Valparaíso y Concepción (sur).

En tanto, el gobierno rechazó “categóricamente” y tildó de “irresponsable” el duro informe publicado por AI sobre violaciones “generalizadas” a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad durante la crisis social que vive el país desde hace más de un mes.

AI: uso innecesario y excesivo de la fuerza

La organización, con sede en Reino Unido, acusó este jueves tanto al Ejército como a los Carabineros (Policía chilena) de cometer “ataques generalizados” y hacer un uso “innecesario y excesivo” de la fuerza contra los manifestantes para “desincentivar” la protesta.

En un documento con las principales conclusiones luego de una misión de tres semanas en el país, AI aseguró que las violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado “no son hechos aislados o esporádicos”, sino que responden a un patrón y muestran un “grado de coordinación” que “conduce razonablemente a pensar en la responsabilidad del mando Chileal más alto nivel”.

El propio presidente Piñera reconoció por primera vez el domingo que hubo abusos y un uso excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad en algunos casos puntuales y se comprometió a llevar a la justicia a los responsables.

0