El papa Francisco condena la invasión rusa y se plantea visitar Ucrania

El papa fue invitado por Zelenski para desempeñar el papel de mediador en las negociaciones entre Ucrania y Rusia y visitar su país invadido por las tropas rusas desde finales de febrero.

Publicado el
El Papa Francisco habló sobre la situación de Ucrania. (Foto: AFP)
El Papa Francisco habló sobre la situación de Ucrania. (Foto: AFP)

El papa Francisco condenó este sábado en Malta la invasión rusa de Ucrania, donde se plantea ir por invitación del presidente ucraniano Volodimir Zelenski, y pidió una respuesta “compartida” ante la creciente emergencia migratoria.

En un discurso en el palacio presidencial de La Valeta, al iniciar una visita de dos días a esta isla del Mediterráneo, el sumo pontífice argentino lamentó el “viento glacial de la guerra” procedente de “Europa del Este”.

“Algún poderoso, tristemente encerrado en las anacrónicas pretensiones de intereses nacionalistas, provoca y fomenta conflictos”, agregó en un alusión inequívoca al presidente ruso Vladimir Putin, aunque sin nombrarlo.

Francisco denunció además “las seducciones de la autocracia” y “los nuevos imperialismos”, que traen el riesgo de “guerra fría ampliada que puede sofocar la vida de pueblos y generaciones enteros”.

Consultado por la prensa sobre un posible viaje a Ucrania, el santo padre respondió: “Sí, está sobre la mesa”.

El pontífice argentino, de 85 años, fue invitado por Zelenski para desempeñar el papel de mediador en las negociaciones entre Ucrania y Rusia y visitar su país invadido por las tropas rusas desde finales de febrero.

También fue invitado por el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, para “mostrar su compasión” con el pueblo ucraniano

Frente al conflicto en Ucrania, que ha llevado a más de 4,1 millones de sus habitantes a huir del país, el papa pidió “respuestas amplias y compartidas”.

“No pueden cargar con todo el problema sólo algunos países, mientras otros permanecen indiferentes”, manifestó ante el presidente maltés George Vella y el cuerpo diplomático.

Además de la referencia a Ucrania, era una crítica a la política migratoria de la Unión Europea (UE), entre ellas Malta, acusada de cerrar sus puertos a las oenegés que socorren migrantes que tratan de alcanzar Europa cruzando el Mediterráneo.

 

– Corrupción –

 

El sábado por la tarde, el papa se trasladó en barco a Gozo (norte), una de las tres islas habitadas de Malta, donde presidirá una oración en el santuario nacional de Ta’Pinu ante más de 2.000 personas.

Antes de su salida, se dispararon cañones desde la fortaleza y sonaron las campanas de las iglesias de la capital.

La visita de Francisco a Malta sigue a las de sus antecesores Benedicto XVI en 2010 y Juan Pablo II en 1990 y 2001.

La historia del país está impregnada de catolicismo desde la época de San Pablo, quien se cree que tuvo un accidente naval en Malta de camino a Roma.

Cerca de 85% de los 516.000 habitantes de Malta se declaran católicos, pero aunque el catolicismo está consagrado en la Constitución, su presencia ha sufrido un fuerte retroceso en los últimos años.

En su discurso en el palacio presidencial, el papa opuso las virtudes de “la honestidad, la justicia, el sentido del deber y la transparencia” a “la desigualdad y la corrupción” que afectan la reputación de Malta.

En efecto, Malta garantiza parte de su prosperidad económica en los sectores de los juegos de azar en línea, las empresas “offshore” y los famosos “pasaportes dorados” que ofrecen la residencia o la nacionalidad a ricos inversores cuya fortuna tiene a veces origen dudoso.

El asesinato de la periodista Daphne Caruana Galizia en 2017, que conmocionó al país y el mundo, reavivó las acusaciones de laxismo en torno a esas plagas modernas.

 

– Visita a centro migratorio –

 

Francisco, afectado por dolores de cadera y rodilla, tuvo que utilizar por primera vez una plataforma elevadora para embarcar en su avión desde Roma.

El de este sábado es su 36º viaje en el extranjero desde su elección en 2013 y es una oportunidad para volver a su tradicional papamóvil y saludar a los fieles en las calles de la capital.

Joanna Sultana, una mujer de 41 años, dijo que estaba feliz de haber visto a Francisco y que esperaba “un mensaje de paz para todos”. “Sólo lo vi de refilón, pero mereció la pena”, dijo.

El domingo, el pontífice realizará una misa con la presencia esperada de 10.000 personas en Floriana, cerca de la capital La Valeta, tras una visita a la Gruta de San Pablo, donde se cree que se refugió el apóstol.

También visitará a migrantes radicados en el laboratorio de paz de Hal Far, un centro migratorio fundado por un fraile franciscano en 1971 en honor de Juan XXIII.

ams/ide/mar/me/sag/es