Investigadores buscan personas genéticamente resistentes al SARS-CoV-2 para desarrollar medicamentos bloqueadores del coronavirus

El equipo de especialistas detrás de la propuesta ha reclutado a cerca de 500 candidatos “resistentes” en distintas partes del mundo.

Publicado el
El objetivo de los especialistas es reclutar al menos a mil personas. (Foto Prensa Libre: Pixabay)
El objetivo de los especialistas es reclutar al menos a mil personas. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Un grupo de científicos internacionales ha lanzado una búsqueda global de personas que sean genéticamente resistentes a la infección por el covid-19. Esto se dio a conocer en un artículo de la revista Nature Immunology en octubre de 2021.

El equipo espera que la identificación de los genes que protegen a estas personas pueda llevar al desarrollo de medicamentos bloqueadores del covid-19, y para que también se impida la transmisión, compartió también la revista especializada Nature.

Aunque esto supondría una gran victoria para la comunidad científica y la humanidad casi dos años después del primer caso positivo de SARS-CoV-2, el éxito no está garantizado.

Isabelle Meyts, inmunóloga pediátrica y médica de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica e integrante de la investigación, explicó a la revista Nature que si existiese una resistencia al nuevo coronavirus, puede que solo sean unas cuantas personas las que quepan dentro de esa consideración.

De acuerdo con los 10 coautores de la propuesta, para lograr esta misión primero se debe limitar una búsqueda de personas que hayan estado expuestas sin protección a otras enfermas durante un período prolongado y que no hayan dado positivo en las pruebas.

Estas personas “inmunes” deberían haber compartido de manera muy cercana con quienes hayan dado positivo. Se considerarían a aquellas que compartieron casa y cama con una persona infectada.

Desde la publicación del artículo, que fue hace menos de dos semanas, el equipo de especialistas detrás de la propuesta ha reclutado a cerca de 500 candidatos “resistentes” en distintas partes del mundo como Brasil y Grecia.

El covid-19 provocó que las aglomeraciones fueran vistas como una amenza para la salud individual y colectiva. (Foto: Pixabay)

De acuerdo con la publicación en la revista, otras 600 personas de países como Rusia e India se han puesto en contacto con los investigadores. El objetivo de los especialistas es reclutar al menos a mil personas. El análisis de datos ya ha iniciado, apunta información de la revista.

No obstante, el equipo se enfrenta con el hecho de tener que confirmar que la pareja que estuvo enferma haya tenido altos efectos del coronavirus mientras la otra parte estaba cerca.

Esto se suma a que muchas personas que hayan sido vacunadas podrían “enmascarar” la resistencia genética al coronavirus, explicó Sunil Ahuja, especialista en enfermedades infecciosas del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio.

El SARS-CoV-2 ha provocado más de 245 millones de contagios en todo el mundo. (Foto Prensa Libre: Pixabay)

Una vez que hayan identificado posibles candidatos, los investigadores compararán los genomas de los individuos con los de las personas que han sido infectadas. Esto permitirá la búsqueda de genes asociados con la resistencia.

De acuerdo con la investigación, todos los genes contendientes se estudiarán en modelos celulares y animales para confirmar un vínculo causal con la resistencia para así establecer el mecanismo de acción.

Los investigadores detrás del proyecto han planteado la hipótesis del tipo de mecanismos de resistencia que podrían encontrar y argumentan que algunas personas no tienen un receptor ACE2, mismo que el SARS-CoV-2 usa para ingresar a las células.

También se estableció que otras personas resistentes al coronavirus podrían tener respuestas inmunitarias en las células que recubren el interior de la nariz.

Evangelos Andreakos, inmunólogo de la Fundación de Investigación Biomédica de la Academia de Atenas, comentó a Nature que hay personas con mutaciones que aumentan los genes que impiden que el virus se replique, se reempaquete en nuevas partículas virales, o que descompongan el ARN viral en la célula.