La historia del niño de 8 años que llamó al 911 para avisar que sus padres estaban “tirados en el fondo” de su casa

El pequeño dijo que escuchó que sus padres salían mientras él jugaba en la computadora, luego se cortó la luz y los hallaron muertos.

La tragedia ocurrió en una vivienda de la localidad de Haedo, Buenos Aires, Argentina. (Foto Prensa Libre: Tomada de @el1digital)
La tragedia ocurrió en una vivienda de la localidad de Haedo, Buenos Aires, Argentina. (Foto Prensa Libre: Tomada de @el1digital)

Con apenas 8 años, el pequeño llamó al 911 para avisar que sus padres “estaban tirados en el fondo” de su casa de la localidad de Haedo, Buenos Aires, Argentina. Cuando los policías de la comisaría 2 de Morón llegaron constataron que la pareja había muerto.

Los agentes sospechan que se electrocutaron cuando guardaban la ropa recién lavada ante un inminente temporal.

La tragedia ocurrió en una casa de Amado Nervo al 1200, en el partido de Morón. Los policías y los bomberos encontraron los cuerpos de un hombre de 39 años y una mujer, de 36, ambos padres del menor, tendidos junto a una escalera metálica, y sobre un charco de agua.

Según las fuentes, el niño les relató a los policías que jugaba en la computadora cuando escuchó que sus papás fueron al fondo de la propiedad. Luego, dijo que se cortó la electricidad y volvió enseguida. Tras este episodio, el pequeño dijo a los detectives que fue entonces que encontró a sus padres tirados y por eso llamó al 911.

“En el lugar, los bomberos establecieron que un cable eléctrico tocaba una estructura metálica y la escalera de la casa”, explicaron las fuentes.

Según el portal “Primer Plano”, ante el temporal que se desató este lunes por la mañana, el hombre fue a sacar la ropa que estaba tendida y recibió la descarga del cable. “Las paredes también estaban electrocutadas”, aclararon.

“El hombre estaba descalzo y se cree que la mujer, intentando ayudarlo, también se electrocutó”, dijeron las fuentes consultadas.

También lea: Video: mujer que perseguía a ladrón muere al lanzarse desde un bus en movimiento
 

Antecedentes trágicos

El 19 de abril recién pasado, un joven de 26 años que había construido un cerco electrificado para proteger su cultivo hogareño de cannabis en su casa murió al intentar salvar a un niño vecino de 11 años que se había entrado en la propiedad.

La tragedia ocurrió en un domicilio del barrio Cerrito Sur, de la ciudad de Mar del Plata, cuando el dueño de la casa vio como entraba el niño y corrió hacia él para evitar que se electrocutara.

También lea: Talibanes aseguran que tomaron el control del valle de Panjshir, pero la resistencia envía mensaje y dice que aún sigue en la lucha
 

El joven no pudo evitar el cerco eléctrico. Los amigos de la víctima lo trasladaron a un hospital y, en el camino, se cruzaron con una ambulancia: los médicos confirmaron que ya estaba sin vida. El menor sufrió lesiones, pero ninguna de gravedad.

El 31 de agosto pasado, para cuando los Bomberos llegaron a la planta depuradora de la empresa Aguas Bonaerenses en San Vicente ya era demasiado tarde: un niño de 8 años que había caído en uno de los piletones, al que acudieron para rescatar, no pudo salir por sus propios medios y murió ahogado.

El niño ingresó en uno de los tanques de aguas servidas y no pudo salir. Los vecinos dieron aviso al 911 y al personal de la empresa, que inmediatamente detuvo el funcionamiento de los aireadores. El cuerpo del pequeño lo hallaron buzos tácticos.

También lea: Hombre se negaba a pagar la manutención de su hijo y le inyecta sangre contaminada con VIH