Cae “la Tuta”, considerado el capo más buscado de México

Policías federales mexicanos detuvieron la madrugada del viernes al capo narcotraficante Servando Gómez, alias la Tuta, considerado el único líder que quedaba en libertad del cártel Los Caballeros Templarios de la convulsa región de Michoacán, informó una fuente oficial.

Servando Gómez Martínez. (Foto Prensa Libre: Internet)
Servando Gómez Martínez. (Foto Prensa Libre: Internet)

MÉXICO. – Gómez fue capturado en Morelia, capital de Michoacán, en un trabajo de inteligencia de la policía federal de varios meses sin realizar disparo alguno, dijo la fuente de la Comisión Nacional de Seguridad.

Gómez está siendo trasladado a la capital mexicana y las autoridades tienen previsto ofrecer una conferencia de prensa en las próximas horas para dar más detalles, añadió la misma fuente.

Haciendo de la agreste subregión de Tierra Caliente su feudo, Los Caballeros Templarios sembraron el terror en los últimos años en todo Michoacán a punta de secuestros, extorsiones y asesinatos, muchas veces bajo protección de autoridades locales corruptas.


Esta situación derivó en el alzamiento de las autodefensas, grupos de vecinos de comunidades rurales que se organizaron y armaron contra el cártel.

Ante los choques de autodefensas y narcotraficantes, el gobierno lanzó una ofensiva que logró el año pasado desmantelar a casi toda la cúpula de Los Caballeros Templarios salvo Gómez, quien fue perseguido desde entonces por cuevas y montañas.

Un maestro mediático

La Tuta, un exmaestro de primaria, es también conocido por los videos en los que se le veía enviando mensajes al gobierno o conversando con figuras políticas de Michoacán.

Se filtraron a la prensa tantos videos de Gómez que el conjunto acabó recibiendo el nombre de La Tutoteca.

En algunos de ellos aparecía hablando a la cámara solo en un rancho y en otros conversando en alguna de sus propiedades con altos cargos políticos de Michoacán, lo que llevó a la detención de un exgobernador interino de ese estado y el hijo de otro exgobernador, entre otros.

La Tuta, un mote ganado de niño por su pronunciada nariz semejante a la de un español que trabajaba en una obra cercana a su casa, aprovechaba cualquier grabación para insistir en que su organización, a la que consideraba una fraternidad, sólo era resultado de un vacío de poder.

Estaba obligado, según decía, a proteger al pueblo de Michoacán de los cárteles Jalisco Nueva Generación y de Los Zetas, fundado por exmilitares de élite desertores.

Somos un mal necesario, dijo en una entrevista clandestina con la cadena estadounidense Fox en diciembre de 2013. 

La Tuta , que según habitantes de poblados de Michoacán tiene varias esposas, era el tercer narcotraficante en la cúpula de La Familia, un cártel con una ideología pseudorreligiosa que se formó hacia 2005 y del que se separó después de que el gobierno diera erróneamente por muerto a finales de 2010 al líder Nazario Moreno alias El Chayo.

Moreno, quien finalmente fue abatido el pasado marzo, y Gómez formaron Los Caballeros Templarios, que continuó reclutando sicarios con su discurso visionario, cooptando a políticos y policías y extorsionando a pequeños y grandes empresarios de la región.

– Formación de guerrillero –

Servando Gómez, un hombre de tez morena que solía aparecer con gorra, fue clave para el posicionamiento de La Familia dada su experiencia previa como maestro en comunidades rurales de Michoacán, reveló Guillermo Valdés, exdirector de la agencia de inteligencia de México, en su libro Historia del Narcotráfico en México  (2013).

Como docente, Gómez participó en el movimiento magisterial de izquierda en Michoacán y en la vecina región de Guerrero, los epicentros de movimientos guerrilleros que surgieron desde 1960, algunos de los cuales aún perviven.

En ese contexto, la Tuta    aprendió estrategias de penetración social, tácticas de lucha guerrillera y formas de sobrevivencia en la clandestinidad, apunta Valdés.

La mezcla de pensamiento y prácticas de secta religiosa con las de la guerrilla le dieron a La Familia una fama de congregación liberadora al reclutar, tras un proceso de desintoxicación, a jóvenes que habían sido adictos a las drogas, dice Valdés.

Bajo el mando de la Tuta, Los Caballeros Templarios siguió la misma estrategia, incluso efectuaba ceremonias de iniciación de corte religioso en las que eran usadas espadas y batas blancas, según algunas versiones periodísticas.

Gómez es considerado uno de los hombres más violentos (…) capaz de asesinar sólo porque quien le leía las cartas del Tarot, le revelaba que supuestamente alguien lo traicionaría, según una ficha difundida por la fiscalía mexicana cuando el narcotraficante aún formaba parte de La Familia. 

– El narco, trabajo más activo – 

Gómez, que una vez dijo que su cártel contaba con 10 mil miembros, tiene siete propiedades en el municipio de Arteaga, en Michoacán, donde nació el 6 de febrero de 1966, entre las cuales el rancho El Encino, cercano a una pista de aterrizaje clandestina, según la ficha de la Fiscalía.

Sobre su salto del magisterio al narcotráfico, la Tuta    explicó en la entrevista con Fox que, si bien ser maestro es un trabajo sano y honesto, no encajaba con sus aspiraciones e hiperactividad.

Un tiempo le perdí el rastro y luego volví a saber de él porque en las noticias lo nombraban como líder de La Familia, explicó a AFP  Juan Ezquivel Puente, compañero de la Tuta  en la escuela para formación de maestros de Arteaga.

En los últimos meses, y con la caída del resto de la cúpula de Los Caballeros Templarios, Gómez se había convertido en el capo más buscado de México.