Quién es quién en la investigación sobre la trama rusa en Estados Unidos

El fiscal encargado de la trama rusa, Robert Mueller, entregó este viernes su informe al secretario de Justicia de EE.UU., William Barr, después de casi dos años de pesquisas acerca de los presuntos lazos entre Rusia y el equipo de campaña para las elecciones de 2016 del ahora presidente, Donald Trump.

Publicado el
La entrega de la investigación sobre la supuesta colisión con Rusia atrae la atención de Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: AFP)
La entrega de la investigación sobre la supuesta colisión con Rusia atrae la atención de Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: AFP)

La investigación de Mueller, que comenzó en mayo de 2017, ha llevado a la imputación de 34 individuos (26 de nacionalidad rusa) y tres compañías de Rusia, entre las que figura Internet Research Agency, acusada de lanzar “una guerra informativa” en las redes sociales para dividir a la sociedad estadounidense.

Estos son los principales personajes de la trama rusa:

Paul Manafort

Protagonista indiscutible del llamado “Rusiagate”, Manafort fue el jefe de campaña de Trump entre julio y agosto de 2016, cuando dimitió tras revelarse que había recibido pagos de un partido prorruso de Ucrania.

Según Mueller, Manafort trabajó entre 2006 y 2017 para Gobiernos extranjeros, incluido el Ejecutivo prorruso del expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014) y otros oligarcas rusos, a los que ayudó a mejorar su imagen en Washington sin comunicárselo a las autoridades de EE.UU., lo que infringe la ley.

Manafort obtuvo supuestamente 75 millones de dólares por esas actividades y no las declaró al fisco, delito por el que ha sido condenado a siete años y medio de cárcel.

Le puede interesar: Trump lamenta que la trama rusa haya enfriado las relaciones EE. UU. – Rusia

 

Rick Gates

Durante tres décadas fue “el protegido” de Manafort: Comenzó a trabajar como becario en su poderosa empresa de consultoría en Washington y, en 2016, se convirtió en su “número dos” durante la campaña electoral de Trump.

Traicionó a su mentor en febrero de 2018, cuando se declaró culpable y accedió a colaborar con Mueller. Todavía está ayudando al fiscal especial y aún no ha recibido una sentencia.

Michael Cohen

Si alguien ha traicionado a Trump durante la investigación de la trama rusa ese ha sido Michael Cohen, que durante más de una década trabajó para la Trump Organization y llegó a ser conocido como su “pitbull” personal debido a las técnicas agresivas con las que defendía a su jefe.

En mayo, Cohen ingresará en prisión para cumplir una condena de tres años por, entre otras cuestiones, pagar por el silencio de dos mujeres que habían mantenido relaciones con Trump, una situación que ha puesto en aprietos al propio presidente.

Cohen se ha convertido en una voz crítica del mandatario, al que llegó a llamar “racista” durante una comparecencia en el Congreso.

Por si no lo vio: Demócratas piden al FBI investigar a Trump por contratación de indocumentados, incluidos guatemaltecos

 

Roger Stone

Roger Stone, el personaje más extravagante de la “trama rusa”, ha sido acusado de cinco delitos, entre otros manipulación de testigos, por su trabajo como asesor para la campaña electoral de Trump durante 2015, momento en el que dejó el puesto pero siguió ofreciendo sus servicios de manera informal, según varios medios.

Es un ferviente admirador del expresidente de EE.UU. Richard Nixon (1969-1974) y tiene un tatuaje de su rostro en la espalda.

Lea también: Demócratas exigirán entrega de documentos para investigar a Trump

Michael Flynn

Flynn fue durante 24 días el asesor de Seguridad Nacional de Trump en la Casa Blanca, de donde dimitió por haber mentido al vicepresidente, Mike Pence, sobre sus contactos con el entonces embajador ruso, Serguéi Kisyliak, con quien conversó sobre unas sanciones contra Rusia impuestas por Barack Obama (2009-2017).

Esos diálogos con el embajador ruso fueron un escándalo porque Obama aún era presidente y el equipo de Trump no estaba autorizado para entablar ese tipo de conversaciones con otros países.

Flynn se ha declarado culpable de haber mentido al FBI sobre sus contactos con el diplomático ruso, colabora con Mueller y aún no ha recibido sentencia

George Papadopoulos

Según la Casa Blanca, Papadopoulos tuvo un papel “extremadamente limitado” como voluntario durante la campaña de Trump. Pero el equipo de Mueller asegura que Papadopoulos era uno de los asesores de política exterior de Trump y tenía “conexiones sustanciales” con el Ejecutivo ruso.

En abril de 2016, se reunió con un profesor conectado al Kremlin y que le prometió “miles de correos electrónicos” con información comprometedora sobre la demócrata Hillary Clinton, rival de Trump en los comicios.

Fue sentenciado a dos semanas de prisión por haber mentido al Buró Federal de Investigaciones (FBI).

Recordamos: “Racista y mentiroso”, las acusaciones contra Donald Trump de su exabogado, Michael Cohen

Alex Van Der Zwann

Van Der Zwaan fue encarcelado durante un mes por mentir al FBI sobre sus contactos con dos de las principales figuras de la trama: Manafort y Gates.

Es yerno de German Khan, un poderoso empresario nacido en Ucrania que posee el Alfa Group, el fondo de inversión más grande en Rusia.

Y… 26 rusos imputados

Mueller ha imputado a 26 rusos y tres compañías de ese país por lanzar una “guerra informativa” contra EE.UU. De los 26 rusos, 12 trabajan para la agencia de inteligencia militar rusa GRU.
Entre los acusados también figura Konstantin Kilimnik, el hombre de confianza de Manafort en Ucrania y quien supuestamente sobornó a políticos europeos para que tomaran decisiones favorables al Gobierno prorruso de ese país.

Contenido relacionado

> Reunión secreta de hijo de Trump buscaba perjudicar a Hillary Clinton

> Comisión del Congreso de Estados Unidos no halla injerencia entre Rusia y la campaña de Trump

> “La aparente locura de Trump es una estrategia perfectamente planificada”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El contenido del informe es confidencial, pero en una carta al Congreso, el fiscal general, Bill Barr, dijo que podría resumir sus “principales” conclusiones “este fin de semana”.

No ha habido indicios de si Trump o miembros de su familia o sus exasesores de campaña fueron implicados en connivencia con Rusia u obstrucción de la justicia, dos de los principales focos de la pesquisa que ha ensombrecido la administración Trump.

En su carta, Barr dijo a los legisladores que consultaría con su adjunto, el vicefiscal general Rod Rosenstein, y con Mueller para determinar qué otras partes del informe se pueden entregar al Congreso y al público.

“Sigo comprometido con la mayor transparencia posible, y los mantendré informados sobre el estado de mi revisión”, escribió Barr.

 

Demócratas exigen transparencia

Pero los principales líderes demócratas exigieron que se publique el informe completo de Mueller sin un “anticipo” para Trump.

“Es imperativo que Barr haga público el informe completo y proporcione su documentación subyacente y sus conclusiones al Congreso”, dijeron en una declaración conjunta la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer.

Barr “no debe dar al presidente Trump, a sus abogados ni a su personal ningún ‘anticipo’ de los hallazgos o evidencia del fiscal especial Mueller, y no se debe permitir que la Casa Blanca interfiera en las decisiones sobre qué partes de esos hallazgos o evidencia se publica”, indicaron.

La investigación sobre una posible colusión entre la campaña de Trump y los rusos se inició después de que el FBI observara decenas de contactos inexplicables. Luego de que Trump despidiera al jefe del FBI James Comey, la pesquisa fue encomendada a Mueller como fiscal independiente.

Los servicios de inteligencia estadounidenses y Mueller, en documentos judiciales, señalaron los esfuerzos de Moscú para manipular las elecciones presidenciales de 2016 e inferir en el sistema democrático del país.

 

¿Nuevas inculpaciones?

La presentación del informe de Mueller tiene lugar después de semanas de intensa especulación sobre si el fiscal especial, un exdirector del FBI que mantuvo un absoluto bajo perfil mientras avanzó la pesquisa, presentaría o no acusaciones o pruebas que respaldasen una destitución de Trump.

Un alto funcionario del Departamento de Justicia dijo a medios estadounidenses el viernes que el equipo de Mueller no preveía recomendar nuevas inculpaciones.

El equipo de Mueller, que trabajó en un secretismo poco común, presentó cargos contra una treintena de personas y empresas. Entre ellos, hay 25 rusos y seis excolaboradores de Trump: Paul Manafort, Rick Gates, Michael Flynn, Michael Cohen, George Papadopoulos y Roger Stone.

Cinco fueron condenados por varios delitos, pero ninguno ha sido acusado de conspiración en acuerdo con los rusos.

Trump ha negado desde el principio cualquier colusión entre su campaña electoral y Moscú, criticando duramente la investigación como una “caza de brujas ilegal” dirigida por un equipo de investigadores parciales.

 

“No hay colusión” ni “obstrucción”

La Casa Blanca saludó el viernes la entrega del informe, esperado desde hace semanas, y expresó su deseo de que el proceso “siga su curso”.

dijo la portavoz de Trump, Sarah Sanders, en un comunicado.

“La Casa Blanca no ha recibido el informe aún, ni ha sido informada de su contenido”, agregó.

Más temprano el viernes, Trump redobló su campaña para socavar la percepción de la opinión pública sobre Mueller, al cuestionar que “un hombre que no obtuvo ningún voto” escribiera un informe sobre él.

“La gente no lo aceptará”, dijo. “Durante dos años hemos pasado por esta tontería, porque no hay colusión con Rusia. Y no hay obstrucción”.