Muere Al Duri, “número dos” de Sadam Husein, en operación militar en Irak

Las fuerzas de seguridad iraquíes mataron hoy a Ezat Ibrahim al Duri, que fue vicepresidente del fallecido dictador Sadam Husein, en la provincia iraquí de Saladino, informaron a EFE fuentes de seguridad y responsables locales.

Publicado el
Imagen de 1999 de Ezat Ibrahim al Duri, vicepresidente de Sadam Husein. (Foto Prensa Libre: EFE).
Imagen de 1999 de Ezat Ibrahim al Duri, vicepresidente de Sadam Husein. (Foto Prensa Libre: EFE).

El gobernador de Saladino, Raed al Yaburi, explicó que Al Duri falleció en una operación al este de la ciudad de Tikrit y que han enviado su cadáver a Bagdad para obtener mediante el análisis del ADN la confirmación definitiva de que se trata del “número dos” de Sadam Husein.

Mientras se esperan los análisis de ADN que confirmarían esta tesis, desde el partido Al Baaz, dirigido por Al Duri y prohibido en Irak, afirman que quien fue “número dos” de Sadam sigue vivo y dentro del país.

Al Duri nació el 1 de julio de 1942 en la localidad de Al Dur, 25 kilómetros al norte de la ciudad de Tikrit, que fue la cuna del expresidente iraquí.

De la misma generación que Sadam y uno de sus más fieles colaboradores, sobrevivió a todas las purgas del régimen y se convirtió en la mano derecha del dictador.

Tras la captura de Sadam Husein, el 13 de diciembre de 2003, se convirtió en el hombre mas buscado por los tropas de Estados Unidos, que concluida la contienda distribuyeron una baraja con los nombres de los más fieles seguidores del depuesto régimen, en la que Al Duri era el “rey de tréboles” .
 
Alto y delgado, pelirrojo y con bigote, fue dado por “muerto o detenido”  el 3 de diciembre de 2003, durante una operación lanzada por las fuerzas de la coalición en Kirkuk, según una versión del Consejo de Gobierno iraquí que fuentes militares estadounidenses desmintieron posteriormente.
 
En una operación militar más reciente, el Ejército iraquí mató en junio de 2014 a su hijo Ahmed Ezat al Duri durante un bombardeo en Tikrit. Al parecer, estaba reunido con antiguos miembros del partido Al Baaz e integrantes del grupo yihadista Estado Islámico.
 
Su voz volvió a escucharse en julio de ese año, cuando pidió al EI y a Al Qaeda que superaran sus diferencias y continuasen con “la liberación”  de Irak.
 
Al Duri y los miembros de Al Baaz y de su brazo armado, el Ejército de los Hombres de la Cofradía Naqsabandiya, dieron en un principio su respaldo a la ofensiva lanzada por el EI ese mes en el norte del país.
 
Hace dos semanas, en su último discurso, cambió de postura y pidió a los líderes árabes que actuasen para frenar la amenaza yihadista en Irak, donde el EI controla amplias zonas del territorio y proclamó en junio pasado un califato.