“Nos han arrancado las uñas”: las cartas en las que colombianos vinculados al asesinato del presidente de Haití claman por sus vidas

Los capturados en Haití hacen un angustioso llamado para que se cumpla con el debido proceso y su derecho a la defensa.

Publicado el
La Policía Nacional de Haití captura a algunos de los presuntos responsables de la muerte del presidente haitiano. (Foto Prensa Libre: EFE)
La Policía Nacional de Haití captura a algunos de los presuntos responsables de la muerte del presidente haitiano. (Foto Prensa Libre: EFE)

“He sido torturado y los muchachos también. Nos han arrancado las uñas, quemado con ácido, puñaladas, golpes y demás. No quisiera contarles esto, pero es la realidad. Tienen que denunciar ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos y presionar al Gobierno colombiano para nuestra repatriación”, manifestó uno de los señalados por el crimen.

Este duro relato hace parte de una de las cartas que han enviado a sus familiares, desde la cárcel de Puerto Príncipe, Haití, exmilitares colombianos vinculados al magnicidio del presidente Jovenel Moïse, el 7 de julio recién pasado.

En las cartas, cinco conocidas por el diario ElTiempo.com, los capturados hacen un angustioso llamado para que se cumpla con el debido proceso y su derecho a la defensa, afirmando que la realidad ha sido manipulada.

El referido medio, atendiendo el llamado de los familiares, que temen se tomen retaliaciones contra sus seres queridos en Haití, se abstiene de publicar los nombres de quienes enviaron las misivas.

La angustia es grande porque a pesar de que los 18 colombianos llevan 56 días privados de la libertad, aún no les han imputado cargos, pero de acuerdo con las fuentes judiciales consultadas por ese diario, se enfrentan a un proceso que podría terminar con condenas de hasta 60 años de prisión o incluso la cadena perpetua.

Las mismas fuentes afirmaron que a los militares en retiro la Policía de Haití les tomó declaración “con un intérprete cuyo dominio del español al parecer no era muy bueno y las versiones entregadas las transcribieron en hojas de papel, escritas a mano con un lápiz”.

En las cartas agradecen el apoyo de sus familias, mencionan a sus esposas, hijos y padres, entre otros, y coinciden en dar a conocer los malos tratos que han recibido y las precarias condiciones en que se encuentran en su sitio de reclusión.

“Solo recibimos una comida al día y dormimos entre excremento humano, ratas y cucarachas”, afirma uno de los capturados, quien señala que “llevamos dos meses en prisión, no hemos hablado con ningún abogado (…), no tenemos debido proceso y no tendremos un juicio justo”.

En otra de las cartas, uno de los capturados se refiere al día en que los capturaron y los tratos que recibieron. “Nos llevaron a una prisión, duramos 26 días amarrados. Unos solos, otros de a dos, Así íbamos al baño, así comíamos. A veces nos bañábamos y solo iba al baño cuando ellos (los guardianes) querían”.

Relata en la carta que algunos guardianes, a los que califica como “ángeles de Dios”, les daban agua y les ayudaron a bañar en algunas ocasiones.

Otro de los capturados asegura que lo han intentado asesinar en varias ocasiones y afirma, como sus demás compañeros, que fue torturado.

En otro documento, uno de los militares capturados le pide a su familia que no crea todo lo que se diga de ellos en los medios: “Todo está manipulado y acomodado para hacernos ver como culpables”.

Piden la mediación de organismos internacionales que procuran por la defensa de los derechos humanos y solicitan que el juicio en su contra se desarrolle en Estados Unidos y que la Corte Interamericana de Derechos Humanos verifique sus denuncias.

Para leer más: Exmilitares colombianos confiesan participación en asesinato del presidente de Haití y hacen escalofriantes revelaciones

Uno de los familiares que recibió cartas le dijo a ElTiempo.com que casi dos meses después del magnicidio no han iniciado un proceso en contra de los colombianos en Haití, mucho menos un juicio, por lo que pide que la Cancillería tenga un papel más activo en el tema.

“Es claro que ellos pudieron cometer un error, para mí son inocentes hasta que se demuestre lo contrario. Pero ellos tienen derecho a un juicio justo, a una defensa y a que sus derechos se respeten. En especial su derecho a la vida”, puntualizó.