Ómicron: La razón por la que expertos piensan que el covid-19 puede terminar con esta variante

Zvika Granot y Amnón Lahad, especialistas de la Universidad Hebrea de Jerusalén estiman que la nueva cepa puede conducir al cese de la pandemia.

Publicado el
Ómicron se detectó por primera vez en Sudáfrica a finales del 2021. (Foto Prensa Libre: OMS)
Ómicron se detectó por primera vez en Sudáfrica a finales del 2021. (Foto Prensa Libre: OMS)

¿Puede la pandemia por covid-19 terminar en 2022? Más allá de pensarse como un gran sueño para la humanidad, esta pregunta es una que ha tratado de ser respondida por Zvika Granot y Amnón Lahad, dos especialistas israelíes de la Universidad Hebrea de Jerusalén.

Después de haber estudiado el avance del coronavirus que se originó en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019, Granot y Lahad pronostican que ómicron, la más reciente cepa del covid-19, puede convertirse en el capítulo final de la pandemia que hasta la fecha ha afectado a cerca de 289 millones de personas en el mundo.

De acuerdo con información de los especialistas compartida a través del medio The Times of Israel y replicada en distintas plataformas internacionales, la nueva variante que surgió en Sudáfrica se caracteriza por ser más infecciosa pero menos grave en cuanto a los efectos.

Ómicron también se ha distinguido por ser menos agresiva que las cepas anteriores. Esto es  considerado como una buena señal por los israelíes.

Zvika Granot ha apuntado que “por lo general, los virus que son muy agresivos no son muy infecciosos y los virus que son muy infecciosos no son muy agresivos”.

Granot, quien es director del Laboratorio de Biología del desarrollo e investigación de cáncer en la Universidad Hebrea de Jerusalén explicó que el final de la pandemia “llegará cuando tengamos una variante muy infecciosa con síntomas muy leves”.

El especialista también explicó que muchas personas más se infectarán de ómicron puesto que es más contagiosa. No obstante, estas tendrán una secreción nasal y tal vez fiebre durante un par de días “y luego volverán a sus vidas normales”.

Tanto para Zvika Granot como para Amnón Lahad, un 60% de las personas que tienen la variante ómicron -al menos en Israel- no tiene síntomas y no deben pasar por las unidades de terapia intensiva. Esto no significaría un peligro para los países, argumentaron.

Agregaron que se debe prestar atención a la nueva ola “sin causar daños colaterales cerrando la economía y cerrando escuelas e interrumpiendo la vida normal”.

Los especialistas dijeron que la situación y expansión de ómicron puede ser dinámica y es probable que sigan registrándose más casos así como muertes por la nueva cepa. Recordaron que el final de la pandemia por covid-19 podría suceder cuando haya una variante lo suficientemente contagiosa y con pocos síntomas.