Pandillas Salvatrucha y Barrio 18 anuncian cese de homicidios en El Salvador

Tres de las violentas pandillas que operan en El Salvador anunciaron este domingo que han ordenado el cese de los homicidios y piden al gobierno que a cambio de ello, detengan la aplicación de medidas excepcionales para combatirlas.

Soldados vigilan un barrio de Ilopango, El Salvador, copado por las pandillas. (Foto Prensa Libre: AP).
Soldados vigilan un barrio de Ilopango, El Salvador, copado por las pandillas. (Foto Prensa Libre: AP).

“Hemos girado línea a toda nuestra gente que son miembros de nuestras pandillas generales para que cesen todo tipo de homicidio a nivel nacional”, consigna un pandillero encapuchado que habla en nombre de la Mara Salvatrucha  (MS-13) y las dos facciones del Barrio 18, en un video difundido por la televisión local y los diarios digitales.

La medida, que según la grabación, busca “demostrarle al pueblo en general y al gobierno que no hay necesidad de poner medidas (excepcionales) que sólo vienen a violentar la constitución de la república”.

“Hacemos conciencia al gobierno en general que no podrán terminar con las pandillas, ya que somos parte de la comunidad de nuestro país (…)”, aseguran las agrupaciones delictivas.


El director de la Policía Nacional Civil, Howard Cotto, declaró a la prensa local que “no tenemos por qué girar en torno a lo que digan grupos criminales en forma anónima”.

La decisión del gobierno de analizar medidas extraordinarias para enfrentar a las panadillas, surgió desde el 3 de marzo cuando once trabajadores, ocho de ellos de una empresa de electricidad y tres jornaleros, fueron asesinados por pandilleros en la zona rural de la ciudad de San Juan Opico, 31 km al oeste de San Salvador.

Entre otras medidas excepcionales que deberán ser aprobadas por el Congreso se incluye una mayor movilidad del Ejército, restricciones en los centros penales y un plan para ejercer un mayor control en las zonas influenciadas por las pandillas.

Autoridades deben responder

En tanto, el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, afirmó que deben de ser “las autoridades de seguridad del país las que deben responder al vídeo”  difundido este sábado por supuestos pandilleros en el que se “comprometen a no seguir matando, a cambio de prebendas”.

Escobar aseguró que “no tenia conocimiento sobre el referido vídeo”  difundido el sábado en redes sociales.

“No conozco el vídeo y no le he visto, solo he visto esta mañana algunas notas de la prensa (…) considero que quien tiene la palabra y la responsabilidad en ese caso son las autoridades de la seguridad pública, quienes ya se han pronunciado, según tengo entendido”, manifestó durante una conferencia de prensa.


Agregó que “son ellos lo que sin duda deben de responder (…) yo no sé las razones por las que se ha dado, cuales son las intenciones, por lo que sería irresponsable de mi caso hacer juicios adelantados”.

El portavoz del Ejecutivo, Eugenio Chicas, publicó ayer en su cuenta de Twitter que se aplicarán “las medidas necesarias para combatir y proteger a la población”, en respuesta a la grabación, en la que supuestos miembros de las tres pandillas mayoritarias anuncian un “alto el fuego a cambio de prebendas”.

Además, Chicas aseguró que la implementación de las medidas “se mantiene”, pese al anuncio de supuestos pandilleros de “cesar todo tipo de homicidio”  durante 72 horas; iniciando a las 00:00 hora local  (06:00 GMT) de este sábado 26 de marzo.

De igual forma, el director de la Policía Nacional Civil  (PNC) , Howard Cotto, expresó este sábado por medio de un comunicado que la institución policial “continuará su combate frontal sin dar tregua a la criminalidad”.

“Vamos a combatir con mayor energía a los grupos que, fuera de la ley, amenazan a la ciudadanía y siembran la violencia en el país”, reafirmó el director de la PNC.

No al exceso de fuerza

Escobar Alas, además, pidió al Gobierno “no exceso de fuerza”  en las “medidas extraordinarias”  de seguridad que serán implementadas para contrarrestar la situación de violencia que enfrenta el país centroamericano.

“Vamos a estar abogando porque no haya un exceso de fuerza, para que no salgan perjudicadas terceras personas, en especial los pobres del país, quienes están siendo los principales afectados en esta situación”, dijo este día Escobar en la conferencia de prensa.

El Salvador acumula un promedio de 22 asesinatos por día, en su mayoría las autoridades los atribuyen a las pandillas que cuentan con unos 70 mil miembros, de los cuales 13 mil están encarcelados.

Soldados vigilan un barrio de Ilopango, El Salvador, copado por las pandillas. (Foto Prensa Libre: AP).