Pensaron que se había suicidado cuando saltó del balcón, pero escapaba de una violación grupal

La infalible familia de una joven que murió al caer de un sexto piso logró que se retomara el caso 10 años después del suceso.

Publicado el

Archivado en:

ItaliajusticiaViolencia
La justicia italiana condenó a prisión a dos jóvenes por la muerte de una mujer 10 años después del crimen. (Foto: @A3Noticias
/Twitter)
La justicia italiana condenó a prisión a dos jóvenes por la muerte de una mujer 10 años después del crimen. (Foto: @A3Noticias /Twitter)

Dos hombres fueron condenados este viernes en Italia por la muerte de una joven de 20 que ocurrió hace 10 años.

Martina Rossi se lanzó al vacío desde el sexto piso de un edificio en Palma de Mallorca, España, el 3 de agosto de 2011 en horas de la mañana.

La joven murió instantáneamente tras la caída y todos, incluido un juzgado español, creyeron que se había tratado claramente de un suicidio.

Según consigna Infobae, la mujer había llegado desde Italia con dos amigos, Alessandro Albertoni y Luca Vaneeschi, y se alojaron en un complejo de apartamentos.

La Policía dijo entonces que hubo drogas y fiesta y que la joven se asomó al balcón para tomar el aire y se cayó.

Las autoridades dijeron que no se había encontrado ningún indicio de violencia en el cuerpo de la mujer, por lo que concluyeron que nadie la había empujado y el caso fue archivado.

De hecho, sus amigos estaban tan afectados por lo sucedido que debieron recibir ayuda psicológica.

Pesquisa da giro

La familia de la joven no se resignó y logró que la policía italiana abriera su propia pesquisa.

Cuando llamaron a declarar a los jóvenes, en 2018, una grabadora oculta registró una conversación entre ambos que le dio un giro al caso.

“Tranquilo, en el cadáver no encontraron ninguna prueba de violencia sexual”, le dijo uno al otro.

Luego continuaron su conversación: declararían que se encontraban los tres en la habitación y que, de pronto, la joven se quitó la ropa, se volvió loca y se lanzó por la ventana.

Entonces el jurado logró desbaratar la teoría del suicidio y tras los análisis dieron su veredicto: la joven saltó para escapar de ser violada por sus propios amigos.

Sin embargo, el caso no terminó allí, pues los abogados de los jóvenes apelaron ante los tribunales y lograron que los acusados fueran absueltos.

La familia no desistió y lograron reiniciar de nuevo el proceso, que recientemente concluyó con la verdad: la joven buscaba alcanzar el balcón contiguo para escapar de la agresión sexual; sin embargo, perdió el equilibrio y cayó.

Lo que no tiene contentos a muchos es la condena: los agresores deberán purgar tres años de prisión.