Presidente ruso inaugura la mayor mezquita de Europa

El presidente ruso, Vladimir Putin, destacó este miércoles las virtudes “humanistas”  del islam durante la inauguración de la Gran Mezquita de Moscú, una de las mayores de Europa, en presencia de sus homólogos palestino y turco, Mahmud Abás y Recep Tayyip Erdogan.

Publicado el
Vladímir Putin (izq), Recep Tayyip Erdogan (2-der) y, Ravil Gainutdin (der), en la mezquita Sobornaya.
Vladímir Putin (izq), Recep Tayyip Erdogan (2-der) y, Ravil Gainutdin (der), en la mezquita Sobornaya.

“Es un gran acontecimiento para los musulmanes de Rusia. Una de las mezquitas más antiguas de Moscú ha sido reconstruida en su emplazamiento histórico” , declaró el presidente ruso en su discurso inaugural.

“Rusia es un país multiconfesional en el que, insisto, el islam es una de las religiones tradicionales” , prosiguió Putin.

El presidente ruso, Vladímir Putin (der), escucha al presidente del Consejo Muftí ruso, Ravil Gainutdin (izq).

“Esta mezquita será una fuente para propagar las ideas humanistas y los verdaderos valores del islam” , añadió, tras denunciar al grupo Estado Islámico  (EI) que, según él, “tergiversa el islam” .

El presidente ruso se reunirá por la tarde con el presidente turco para hablar del EI y del proyecto de gasoducto Turkish Stream.

Con una superficie total de 19 mil metros cuadrados, la Gran Mezquita de Moscú, situada cerca del centro de la capital rusa, puede acoger a 10 mil personas, lo cual la convierte en una de las más grandes de Europa en cuanto a capacidad.


La decisión de destruir la antigua mezquita, que abrió en 1904, suscitó una polémica en el 2011.

“Las obras costaron 170 millones de dólares” , declaró el vicepresidente primero del consejo de muftíes de Rusia, Ruchan Abiasov, citado por la agencia rusa Interfax.  

Un oligarca originario del Estado ruso de Daguestán, en el Cáucaso, financió gran parte de la reconstrucción con decenas de millones de dólares, precisó Abiasov.

La apertura de la mezquita, que tuvo lugar en víspera de la Fiesta del Sacrificio  (Eid al Adha o Kurban Bayram) , es una jornada “histórica”  para el millón y medio de musulmanes que residen o trabajan en Moscú, la capital europea con más musulmanes tras París.

Vladimir Putin, pronuncia un discurso durante la  reapertura de la Mezquita de Moscú, Rusia.

El templo ha sido levantado sobre los restos de una antigua mezquita construida en 1904, que nunca cerró sus puertas, ni siquiera en los tiempos más oscurantistas de la persecución estalinista de los religiosos, y que ya se encontraba en estado ruinoso.

Durante años los musulmanes han tenido que realizar sus plegarias en plena calzada, lo que obligaba a las autoridades a cerrar calles enteras y a desplegar a centenares de policías, ante el temor a los atentados terroristas.

El presidente ruso, Vladimir Putin estrecha la mano Tayyip Erdogan.

“La necesitábamos, ya que en Moscú hay muchos musulmanes y, en cambio, mezquitas hay muy pocas” , dijo Gainutdín, no en vano la capital rusa alberga cuatro mezquitas y varios centenares de iglesias.

La Gran Mezquita de Moscú, construida con granito blanco y verde de Canadá y mármol de Turquía, tiene más de 18.000 metros cuadrados de superficie y una altura comparable a la de un edificio de seis plantas.

Un cúpula dorada de 46 metros de altura y 27 de diámetro, y dos minaretes de casi 80 metros de alto, que recuerdan a las torres del Kremlin, coronan la majestuosa obra, que difiere en estilo de sus hermanas árabes, ya que está influenciada por la arquitectura rusa y oriental.

La inauguración de ese lugar de culto no será, sin embargo, suficiente para resolver la escasez de mezquitas en Moscú.

Edificio de la nueva nueva mezquita Moscú,Rusia.

La capital rusa sólo tiene cuatro mezquitas para los entre uno y dos millones de musulmanes que viven allí, según las estimaciones.

Unos 20 millones de musulmanes viven en Rusia, sobre todo en las regiones históricamente musulmanas como el Cáucaso Norte, el Tartaristán y el Baskortostán.