¿Qué se sabe de los monolitos que intrigan a miles de personas en el mundo?

En las últimas semanas el mundo ha sido testigo del aparecimiento de al menos cuatro monolitos desconocidos.

Publicado el
Un monolito desconocido fue localizado en California, Estados Unidos. (Foto: Hemeroteca PL)
Un monolito desconocido fue localizado en California, Estados Unidos. (Foto: Hemeroteca PL)

En los últimos días han aparecido al menos cuatro monolitos desconocidos que intrigan a miles de personas en todo el mundo. El más reciente fue hallado, supuestamente en Chía, Cundinamarca, y cuyo color dorado despertó dudas en las redes sociales.

El anterior fue localizado el 2 de diciembre último por excursionistas en el pico de la ruta de senderismo Pine mountain loop, en la ciudad de Atascadero, California, Estados Unidos.

El pasado 26 de noviembre otro monolito metálico de unos cuatro metros fue encontrado en Batca Doamnei Hill, en la ciudad de Piatra Neamt, en el norte de Rumania, por una persona que salió a hacer deporte.

La primera estructura fue hallada el pasado 18 de noviembre en Utah, Estados Unidos, la cual fue vista por primera vez por agentes de la Unidad Aero Bureau, del Departamento de Seguridad Pública, quienes sobrevolaba n el desierto del estado.

Hasta hace unos días el origen y los autores de los monolitos de Utah, California y Piatra Neamt era un misterio, pero hay suposiciones en redes sociales como que podrían tratarse de un “arma alienígena” o un “dispositivo de la Nasa”.

El monolito del desierto de Utah fue retirado el 27 de noviembre por vecinos de la zona que estaban cansados de la atención mediática y el posible impacto medioambiental causado por el objeto, según lo reportó Ross Bernards en su cuenta de Instagram.

En tanto, el monolito de California fue removido el jueves 3 de diciembre por un grupo de jóvenes cristianos. El “Atascadero News” informó que “gritaban: “Cristo es rey en este país -EE. UU.-” y “No queremos extranjeros ilegales de México o del espacio exterior”.

Una de las hipótesis más fuertes estaba ligada con la película “2001: odisea en el espacio”, en la que un monolito aparece por primera vez en la Tierra, en África, hace tres millones de años.

El autor del libro en el que se basa la producción, Arthur C. Clarke, lo describía como un objeto o ente “que planta en la tierra una fuerza extraterrestre y muy superior a nosotros”.

“Supongo que es un artista de la nueva ola o algo o, ya sabes, alguien que era un gran seguidor de “2001: odisea del espacio”, dijo a la cadena “CNN”, a manera de hipótesis, Bret Hutchins, piloto de la misión del Departamento de Seguridad Pública de Utah que halló el monolito.

La segunda señalaba que había sido instalado por el artista John McCracken, quien falleció en 2011.

Su hijo, Patrick McCracken, dijo al “The New York Times”, dijo que el artista le confesó, mucho antes de su fallecimiento, que le gustaría dejar sus obras en “ambientes perdidos y que fueran encontradas”.

Sin embargo, David Zwirner, galerista de McCracken, aseguró al diario “The Guardian” que el objeto no pertenecía al artista, aunque sí podría ser de “algún admirador que quisiese hacer un tributo”.

“The New York Times” por su parte manifestó que el equipo de Zwirner estaba dividido en sus opiniones y el monolito sí podría ser una creación auténtica de McCracken, cuyo estilo era muy parecido al monolito encontrado: composiciones con formas geométricas de colores y grandes esculturas.

Otro monolito apareció el viernes 4 de diciembre en Rusia, específicamente en la reserva natural Kondukí, en la región de Tula, aunque la diferencia de esta estructura metálica con las otras tres es que hay una explicación lógica sobre su aparición: una campaña de publicidad.

“Los experimentos con saltos cuánticos son impredecibles, y debido a un error de laboratorio el objeto fue enviado incorrectamente primero a EE. UU. y luego a Rumania. Los científicos lo nombraron “Objeto-542” y lograron devolverlo al campo de experimentación de TulaTEJ, en Kondukí”, se dijo de forma sarcástica en un video publicado en la página de YouTube del Centro Científico y Educativo TulaTEJ.

“No es un mensaje de los extraterrestres, como muchos medios extranjeros sugirieron, sino que este prisma de acero es un invento de TulaTEJ, destinado únicamente a las investigaciones en el país”, bromearon los autores de la grabación.

El jefe del departamento de proyectos de TuleTej, Konstantín Podrezov, comentó a “RIA Novosti” que el clip se publicó debido a la victoria del Centro en un concurso de instituciones científicas.

“Fue una mera coincidencia que se nos ocurriera la idea: utilizar un tema que ha estado causando revuelo últimamente, principalmente en el extranjero, y mostrar de qué son capaces los desarrollos de Tula”, señaló.

Al parecer el camino de la publicidad acabó siendo el correcto. En los últimos días se conoció que un colectivo de artistas del estado de Nuevo México mostró imágenes inéditas de uno de los monolitos.

Además, lo puso a la venta. Según su cuenta, cada uno de los monolitos “alienígenas” valdría cerca de 45 mil dólares. En sus redes, que ahora son privadas, compartieron fotos y videos de cómo desarrollaron las piezas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Ross Bernards (@rossbernards)

Matty Mo, fundador del colectivo, le dijo al portal “Mashable.com” que no podía dar muchos detalles debido a los “compromisos legales de la primera instalación”, y agregó: “puedo decir que somos bien conocidos por trucos de esta naturaleza y en este momento estamos ofreciendo auténticos objetos de arte a través de monolitos como servicio”.

A su vez, le dijo a “Fox News” que él y su colectivo esperaban vender al menos tres monolitos en la próxima semana.