“Ramos estuvo en la escuela por casi una hora”: revelan nuevos detalles de la masacre de Texas y de cómo actuó la policía

Según nuevas revelaciones sobre la matanza de Texas, Salvador Ramos pudo entrar “sin obstáculos” a la escuela y sin enfrentarse con ningún guardia de seguridad.

Publicado el
Victor Escalón
Víctor Escalón, Director Regional del Departamento de Seguridad Pública del Sur de Texas, habla durante una conferencia de prensa el 26 de mayo dando nuevos detalles sobre el tiroteo ocurrido el 24 de mayo. (Foto Prensa Libre: AFP)

El tiroteo perpetuado el 24 de mayo en la escuela primaria Robb Elementary School en Uvalde, Texas, ha dejado además de una estela de tristeza e impotencia, una gran conmoción ante la incertidumbre y las dudas respecto de cómo realmente ocurrieron los hechos.

Y es que este 26 de mayo, a dos días de que Salvador Ramos entrara a la escuela primaria y abriera fuego en un salón de cuarto grado, matando a 19 niños y dos profesoras, las autoridades han desechado los primeros reportes que describían  el actuar de las autoridades en contra de Ramos.

Las nuevas declaraciones apuntan a que los oficiales lograron abatir a Ramos en un tiempo de una hora, el mismo tiempo que permaneció en la escuela. También afirman que Ramos pudo entrar fácilmente a la escuela debido a que “no se encontraba cerrada con llave”.

Esto ha generado el descontento y la ira de la pequeña población de Uvalde, criticando la lentitud en cuanto a la respuesta de los cuerpos de seguridad al momento actuar en el tiroteo en la escuela primaria.

Las autoridades brindaron nuevos detalles de la cronología de los hechos que eran completamente desconocidos para los medios.

Ingreso “sin obstáculos”

Según Víctor Escalón, director regional del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Salvador Ramos empotró el vehículo en donde se movilizaba en la parte trasera de la escuela a las 11.28 de la mañana.

Mientras se dirigía a la entrada del establecimiento, según lo relata Escalón, disparó contra dos personas que se encontraban cerca del lugar con su rifle de asalto AR. Según las autoridades, las personas provenían de una funeraria.

Uno de los datos más reveladores fue que Salvador Ramos pudo haber entrado al establecimiento “sin ningún tipo de obstáculo” a través de una puerta aparentemente sin cerrar a las 11.40 de la mañana.

Lea también: “Gracias, mami”: El testimonio de una madre que entró en medio del tiroteo en la escuela primaria de Texas para salvar a sus dos hijos

No había guardia de seguridad

Las autoridades indicaron que en el momento en que Salvador Ramos entró al establecimiento educativo Robb Elementary School no hubo ninguna presencia de guardia de seguridad en la entrada de la escuela.

Aunado a ello, Salvador Ramos no se enfrentó en un principio con un “supuesto” guardia de seguridad, como se dijo en las primeras declaraciones hechas por las autoridades el 24 de mayo.

Lea también: Masacre en Texas: ¿qué hay de común en el perfil de los jóvenes que realizan los tiroteos en las escuelas de EE.UU.?

Debieron resguardarse

Escalón confirmó que la presencia de la policía no se hizo notar hasta 12 minutos después de que Ramos impactó su vehículo en la escuela. También indicó que los policías entraron a la escuela hasta cuatro minutos después de haber llegado.

Ya dentro de la escuela, Escalón asegura que los policías tuvieron que ponerse a cubierto ante los incesantes disparos de Ramos, motivo por el que se ralentizó el tiempo para inmovilizarlo o abatirlo.

En ese lapso, menciona Escalón, los policías aprovecharon para evacuar a todos los niños y profesores que se encontraban en la escuela.

Finalmente el portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Travis Considine, afirmó que los agentes tácticos de la Patrulla Fronteriza que abatieron a Ramos no llegaron sino hasta una hora después de que el tirador ingresara a la escuela.

Considine explicó que los agentes se enfrentaron en un tiroteo con Ramos, que se encontraba escondido en el salón de cuarto grado.

A las 12:58 del mediodía, las radios de los oficiales afirmaban que Salvador Ramos había fallecido.

Lea también: “He sentido horror y dolor”: Llantos y abrazos predominan durante la vigilia por las víctimas de la matanza escolar en Texas

Testimonios

A dos días de perpetuarse el tiroteo, han salido a luz varios testimonios de padres de familia y personas que vivían cerca de la escuela asegurando que las acciones de la policía fueron “muy lentas”.

Juan Carranza, un joven de 24 años que vivía cerca de la zona, afirmó que varias mujeres les gritaban a los oficiales que estaban alrededor de la escena para que entraran a apoyar en la captura del tirador.

¡Entren ahí! ¡Entren ahí!“, fueron las palabras que afirmó Carranza haber escuchado de parte de las madres de familia que estaban cerca.

“No traten de detenernos a nosotros, detengan a ese desgraciado”, decían otros padres de familia a los agentes.

Javier Cazeres, cuya hija Jacklyn Cazares falleció en el tiroteo, aseguró que hasta el momento de llegar a la escuela debió presionar a la policía para que actuaran.

Indicó que los cuerpos de seguridad les dijeron a quienes habían llegado que se regresaran a la zona del estacionamiento de la escuela.

Cazeres asegura que en el momento de que los policías dijeran esa frase, pudo escuchar disparos dentro de la escuela.

“Muchos de nosotros discutíamos con la policía: ‘Todos tienen que entrar ahí. Todos tienen que hacer su trabajo’. La respuesta de la policía fue: ‘No podemos hacer nuestro trabajo porque ustedes están interfiriendo‘, indicó.