Ropa provocativa justifica una violación, según 30% de brasileños

Un 30 % de los brasileños, tanto hombres como mujeres, cree que las mujeres que usan ropas provocativas “no pueden quejarse si son violadas”, según una encuesta divulgada el miércoles.

Publicado el

Archivado en:

Brasil
El 30 % de los brasileños cree que ropa provocativa justifica una violación. (EFE).
El 30 % de los brasileños cree que ropa provocativa justifica una violación. (EFE).

La encuesta, elaborada por la firma Datafolha a petición de la oenegé Fórum Brasileño de Seguridad Pública, también muestra que el 37 % de los encuestados opina que las mujeres que se respetan a sí mismas no son violadas.

“El resultado de la encuesta indica que muchas veces las mujeres son consideradas responsables por la violencia sexual, sea por no comportarse adecuadamente o por usar ropas provocativas”, afirman los autores del estudio en sus conclusiones.

Según la encuesta, el 85 % de las mujeres tiene miedo de ser víctima de una agresión sexual, un porcentaje que aumenta entre las jóvenes y en la región noreste y en la Amazonía, las áreas más pobres de ese país.

El 53 % de los encuestados consideró que las leyes brasileñas “protegen” a los violadores, un 35 % se manifestó en contra y el resto no supo responder.

También, un 42 % de los brasileños piensa que la policía no está preparada para dar una atención adecuada a las víctimas de violencia sexual en las comisarías, una percepción que, según el Foro de Seguridad Pública, lleva a muchas mujeres a no denunciar a los violadores.

“El trauma y la verg enza pueden hacer que se cierren y no realicen la denuncia inmediatamente, o que tengan dificultad en apuntar al autor (de la violación) cuando se trata de una persona de la familia o conocida”, agrega el texto.

Según datos del Foro Brasileño de Seguridad Pública, una mujer es violada cada 11 minutos en ese país, con un total de cerca de 47 mil 600 casos por año, aunque muchas violaciones no son denunciadas.

El pasado mayo, la violación colectiva a una joven en una favela de Río de Janeiro consternó a ese país y generó protestas para pedir el fin de la “cultura de la violación” que, según los manifestantes, está extendida en la sociedad brasileña y cuenta con respaldo en los medios de comunicación.

El estudio divulgado hoy fue realizado con encuestas a tres mil 625 personas mayores de 16 años de edad en 217 municipios de todo ese país, y tiene un margen de error de dos puntos porcentuales.