Santos afirma que Nobel fue decisivo para cerrar acuerdo de paz

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, destacó en Oslo la importancia del Nobel de la Paz, que recibió en Noruega, para impulsar un acuerdo definitivo con la guerrilla de las Farc.

Publicado el
Juan Manuel Santos firma el libro de protocolo del Instituto Nobel en Noruega, en presencia de su esposa, María Clemencia. (Foto Prensa Libre: AFP).
Juan Manuel Santos firma el libro de protocolo del Instituto Nobel en Noruega, en presencia de su esposa, María Clemencia. (Foto Prensa Libre: AFP).

Santos señaló como principal reto que este sea implementado de la forma más rápida posible. “Vino como caído del cielo. Fue una gran ayuda para mí, los negociadores y para todo el pueblo colombiano”, dijo Santos sobre un galardón que dio “un enorme impulso” a un proceso golpeado días antes por el triunfo del “no”  en el referendo popular sobre el primer acuerdo.

El premio renovó la esperanza de lograr lo que parecía “un sueño imposible” unos años antes, explicó el mandatario, quien resaltó el diálogo abierto luego del referendo para incorporar las observaciones de los detractores y cerrar un nuevo pacto, refrendado el 30 de noviembre por la Cámara de Representantes.

Santos se mostró confiado en que la Corte Constitucional dé luz verde el lunes a la vía rápida para su implementación, de modo que los colombianos puedan ver pronto los beneficios de un acuerdo que calificó de único a nivel mundial, porque ambas partes acceden a una justicia transicional no impuesta por terceros.

El presidente colombiano llegó a Oslo acompañado por una comitiva de 30 invitados especiales, entre ellos víctimas del conflicto armado e integrantes de su equipo negociador, pero ningún representante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) estuvo en la capital noruega.

Su ausencia obedece a los procesos legales que contra ellos hay todavía en Colombia y a que la guerrilla es considerada aún un grupo terrorista por la Unión Europea y Estados Unidos, por lo que un viaje a Oslo podría haber resultado problemático, también para Noruega.

Pero estarán “en corazón y espíritu”, dijo Santos en el Instituto Nobel a su llegada el viernes, donde estuvo acompañado por su director, Olav Nj lstad, y por la vicepresidenta del Comité Nobel, Berit Reiss-Andersen, sustituta de la dirigente de este organismo, Kaci Kullmann Five, que estará ausente de todo el programa de actos por enfermedad.

Compromiso

Santos resaltó el compromiso de las Farc en la sustitución de los cultivos de coca en el campo, un paso para superar el coste medioambiental del conflicto, y aseguró que el Estado tiene los recursos para proteger a los guerrilleros cuando pasen a la política para que no se repita lo ocurrido con Unión Patriótica.001_IX2IG.jpg

“Era un país distinto, el Estado no controlaba el territorio, era un Estado fallido”, dijo Santos aludiendo al exterminio sufrido por los integrantes de ese partido de izquierda en las décadas de 1980 y 1990.

A Noruega, país garante del proceso pacificador junto a Cuba, le expresó Santos su “profundo agradecimiento”, resaltando su apoyo durante décadas a las negociaciones de paz, de ahí que fuera lógica su participación desde la fase “secreta”  de las últimas conversaciones, que se iniciaron un año y medio antes del anuncio oficial en octubre del 2012.

Un proceso similar es el que se ha seguido con la otra guerrilla activa en Colombia, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), a la que Santos apremió a cumplir su promesa de liberar a las personas que mantiene secuestradas antes de empezar a negociar en Ecuador.

El proceso de paz colombiano ha recibido inspiración directa de otros, como el de Irlanda del Norte o el israelí-palestino, admitió Santos, que ahora espera que el suyo sirva de ejemplo.

“Nada es imposible. Si hay voluntad para lograr un acuerdo, se puede hacer, solo hay que crear las condiciones necesarias”, dijo Santos, que luego de una conferencia de prensa firmó en el libro de protocolo del Instituto Nobel.

El viernes, el programa cerró con una cena privada con los integrantes del Comité Nobel noruego y culminó el sábado con la ceremonia de entrega en el ayuntamiento de Oslo como punto central.

Juan Manuel Santos, que sucede en el palmarés al Cuarteto para el Diálogo Nacional en Túnez, fue distinguido por sus “esfuerzos”  por llevar la paz a su país tras 52 años de conflicto armado.

El mandatario recibió un diploma, una medalla de oro y una dotación económica, que este año es de US$881 mil.

El Nobel de la Paz es el único que no se otorga ni entrega en Estocolmo, a diferencia de los otros cinco galardones, sino en Oslo, por deseo expreso de Alfred Nobel, el creador de los premios.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos (al centro), conversa con integrantes del Comité del Nobel. (Foto Prensa Libre: EFE).