Ejército de Estados Unidos admitiría inmigrantes sin permiso

El Pentágono estudia la posibilidad de permitir que algunos inmigrantes que fueron traídos al país sin autorización sirvan en las fuerzas armadas, una medida que sería el ejemplo más reciente de la estrategia del gobierno del presidente Barack Obama de dar pasos graduales en momentos en que la reforma de las leyes de inmigración está estancada en el Congreso.  

 WASHINGTON DC.- Un portavoz del Pentágono hizo el anuncio el martes, después que el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, defendió su decisión de rechazar una propuesta de un legislador republicano para lograr el mismo fin.       

La consideración del Pentágono se aplicaría a los inmigrantes que llegaron sin autorización cuando eran niños y que ya tienen permisos de trabajo y están protegidos temporalmente de la deportación por un programa anunciado por Obama hace dos años. Más de medio millón de inmigrantes se han beneficiado del programa.  

 Senador Boehner defiende rechazo de reforma migratoria

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, defendió este martes la decisión de los dirigentes republicanos de impedir los intentos de un congresista de su partido de someter a votación su iniciativa de darle la ciudadanía estadounidense a quienes sirvan en las fuerzas armadas.

Boehner dijo a la prensa que el proyecto de ley de defensa nacional no es el lugar donde votar la propuesta del representante por California Jeff Denham.       

A pesar de la oposición de los dirigentes republicanos, Denham presentó su propuesta como enmienda al proyecto de defensa nacional que la Cámara baja debatirá en los próximos días. Denham pensaba ofrecer su propuesta este martes durante una reunión de la Comisión de Reglamentos de la Cámara.       

El proyecto “provee un camino para aquellos que quieren realizar el acto máximo de patriotismo —servir a su país— para obtener el estatus legal” , dijo Denham en un comunicado. “Como veterano, no se me ocurre una mejor manera de demostrar el compromiso con nuestra nación”.       

Los dirigentes de la Cámara, que controlan la Comisión de Reglamentos, han dicho claramente que se rechazará la propuesta de Denham.       

Boehner dijo que se ha discutido la posibilidad de que Denham vote por su propuesta, pero que no se ha tomado una decisión.       

El proyecto global de reforma migratoria está empantanado en la Cámara baja, donde ni siquiera las propuestas de pequeña magnitud como la de Denham consiguen apoyo.       

El Senado aprobó el año pasado un proyecto que mejoraría la seguridad en la frontera, reformaría el conjunto de visas de trabajo y ofrecería un camino a la ciudadanía a las aproximadamente 11.5 millones de personas que viven en el país en situación irregular, pero esa iniciativa está congelada en la cámara baja, donde Boehner atribuye la falta de acción a que los republicanos desconfían que el presidente Barack Obama aplique la ley.       

A pesar de que una amplia coalición de líderes empresarios, sindicales, religiosos, agrícolas y de otros sectores impulsan una reforma migratoria, los representantes republicanos de distritos mayoritariamente blancos se han negado a modificar su posición, sobre todo en este año de elecciones legislativas.        La propuesta de Denham había ganado mucho apoyo y aparecía como el rubro más probable para lograr un acuerdo en materia de inmigración.       

La propuesta permitiría a los inmigrantes llevados al país antes del 31 de diciembre del 2011 y que tenían entonces menos de 15 años obtener la residencia legal permanente —el primer paso hacia la ciudadanía— si cumplían un servicio honorable en las filas militares.       

Tuvo el apoyo de 26 congresistas demócratas y 24 republicanos, pero una minoría se opuso enérgicamente. El representante republicano por Alabama Mo Brooks había dicho que “se desatará el infierno” si Denham insistía en su propuesta.