Trump justifica así la suspensión de las green card frente al coronavirus en Estados Unidos

El confinamiento contra el coronavirus han destruido 22 millones de empleos en Estados Unidos en cuatro semanas.

Hay expectativa sobre las excepciones que firmará Donald Trump en torno a la migración. (Foto Prensa Libre: Servicios)
Hay expectativa sobre las excepciones que firmará Donald Trump en torno a la migración. (Foto Prensa Libre: Servicios)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este 21 de abril que suspende la emisión de permisos de residencia permanente para extranjeros, conocidos como “green card”, en un endurecimiento de su política migratoria en plena pandemia de coronavirus.

Trump hizo este anuncio cuando los casos confirmados de coronavirus en Estados Unidos superan los 818 mil tras sumar otros 26 mil contagios este martes y los fallecidos alcanzan los 45.300, 2.800 de ellos en las últimas 24 horas.

La cifra de contagios en Estados Unidos multiplica por cuatro la de España, segundo país con más casos confirmados; y la de fallecidos prácticamente dobla la de Italia, segundo país con más muertos en esta pandemia.

Sin green cards

Pese a que Trump aseguró este lunes que tenía intención de pausar toda la inmigración, la medida impulsada por el Gobierno, que tendrá una duración inicial de 60 días, excluye de la suspensión los visados especiales temporales, como los agrícolas o los de especialistas tecnológicos.

“Pausando la inmigración ayudaremos a que los estadounidenses desempleados sean los primeros en la búsqueda de empleos mientras Estados Unidos reabre.

Sería incorrecto e injusto que los estadounidenses despedidos fueran reemplazados por migrantes llegados desde el extranjero”, dijo Trump en la rueda de prensa diaria del grupo de trabajo de la Casa Blanca para el coronavirus.

“Tenemos -agregó- el solemne deber de asegurar que estos estadounidenses desempleados recuperen sus trabajos y sus sustentos”.

Las medidas de confinamiento contra el nuevo coronavirus han destruido 22 millones de empleos en todo el país en un periodo de cuatro semanas, según datos del Departamento de Trabajo, una cifra sin precedentes en las anteriores crisis.

El presidente detalló en la conferencia de prensa que la suspensión se hará efectiva tras la firma mañana de una orden ejecutiva que se está redactando en estos momentos y que contendrá algunas excepciones. También dijo que la extensión o no de la orden más allá de los 60 días iniciales dependerá de las “condiciones económicas”.

Las excepciones, según medios locales, permitirán que familiares extranjeros de ciudadanos estadounidenses sigan recibiendo sus “green cards”.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: AFP)

Cierra la migración

Cada año el Gobierno de Estados Unidos emite más de un millón de permisos de residencia permanente para ciudadanos extranjeros, entre ellos unos 50 mil por sorteo a través de un programa de diversidad que Trump ha tenido entre ceja y ceja desde que llegó al poder en enero de 2017.

Desde el inicio de la pandemia, el Gobierno de Trump ha cerrado las fronteras terrestres con Canadá y México, a la vez que el tráfico aéreo internacional está suspendido en la práctica, y los consulados y embajadas han limitado sus servicios de visados.

Además, EE.UU. ha suspendido leyes migratorias y devuelve de inmediato a México a todos los solicitantes de asilo y los inmigrantes sin papeles que cruzan su frontera, por lo que el Gobierno está utilizando desde hace semanas la pandemia para endurecer su política migratoria.

Un nuevo rescate

Trump y la oposición demócrata acordaron este martes aprobar un plan de rescate económico de casi US$500 mil millones que incluye fondos para hospitales y pequeños negocios, en un intento por frenar los estragos del coronavirus.

Este nuevo acuerdo, aprobado este mismo martes por el Senado, incluye específicamente US$484 mil millones y eleva a 3 billones el monto total de ayudas, lo que equivale al producto interior bruto (PIB) del Reino Unido.

El acuerdo incluye US$321 mil millones en préstamos con interés bajo para pequeños negocios, US$75 mil millones para hospitales y US$25 mil millones para incrementar el número de pruebas de detección del virus que se hacen a nivel nacional.

Si la Cámara Baja lo aprueba, será el cuarto paquete de estímulo destinado a paliar los estragos del virus en Estados Unidos.