Trump renuncia a apelar decreto migratorio suspendido

El gobierno del presidente Donald Trump abandonó este jueves su apelación a la decisión judicial que suspendió los efectos de un decreto contra inmigrantes y refugiados de siete países de mayoría musulmana, y señaló que presentará una nueva versión de la medida.

“Voy a emitir un nuevo decreto en la próxima semana, que protegerá nuestro país de forma amplia”, dijoDonald Trump.
“Voy a emitir un nuevo decreto en la próxima semana, que protegerá nuestro país de forma amplia”, dijoDonald Trump.

El Departamento de Justicia anunció la decisión en una moción presentada ante la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito  (con sede en California, oeste) , y adelantó que el gobierno prepara otro decreto que eliminará los cuestionamientos a su inconstitucionalidad.

Voy a emitir un nuevo decreto en la próxima semana, que protegerá nuestro país de forma amplia, dijo Trump en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.
 


El presidente republicano ordenó hace tres semanas prohibir la entrada a Estados Unidos a refugiados y ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, lo que generó un gran caos en los aeropuertos y levantó una ola de protestas en todo el mundo.
 
Pero una corte de Seattle  (noroeste del país) suspendió la medida, decisión que avaló posteriormente un tribunal de apelaciones en el que fue el primer gran revés del gobierno de Trump.
 
El Departamento de Justicia informó que el gobierno abandonó la apelación del decreto en una moción presentada ante la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito  (con sede en California) , y adelantó que el gobierno prepara otro decreto que eliminará los cuestionamientos a su inconstitucionalidad.
Agentes de Inmigración detienen a un indocumentados durante una redada. (AFP).

El mandatario dijo a la prensa que el nuevo decreto estará muy ajustado a la decisión de la corte, aunque reparó que podemos ajustarlo para obtener de alguna manera más de lo que contemplaba la orden suspendida.
 
Tenemos algunos de los mejores abogados del país trabajando en eso y la nueva orden ejecutiva está siendo ajustada a la decisión que obtuvimos de la corte, apuntó.
 
El mandatario no escondió su enfado con los jueces, señalando que la suspensión fue una mala decisión.
 
Trump también se mostró ambivalente ante el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia  (DACA, en inglés) , que protege de la deportación a jóvenes migrantes indocumentados, y que él prometió acabar durante su campaña.
 

Vamos a mostrar un gran corazón, dijo, evocando su experiencia como padre y abuelo.
 
El mecanismo DACA fue adoptado en 2012 por el entonces presidente Barack Obama y permitía regularizar la situación de inmigrantes que llegaron ilegalmente a Estados Unidos como menores de edad y traídos por sus padres.
 
Para Trump DACA es un tema muy, muy difícil para mí. Porque tienes estos chicos increíbles -en algunos casos, no todos, en algunos casos tienes narcotraficantes y pandilleros también.
 
Y creo que es muy duro hacer lo que ha ley dice exactamente hay que hacer. (…) La ley es muy, muy dura, afirmó.

El presidente no ofreció más detalles en referencia al Programa de Acción Diferida  (DACA) del 2012 que ha permitido frenar la deportación de 750 mil jóvenes indocumentados, conocidos como “dreamers”   (soñadores) , y cuya derogación prometió durante la campaña electoral.


“La situación del DACA es muy dura porque amo a esos chicos, algunos de esos son totalmente increíbles (…). Tengo hijos y nietos” , agregó Trump.

El programa, firmado por Obama en 2012 permitía a los jóvenes frenar su deportación, obtener un permiso de trabajo y una licencia de conducir, aunque establecía que para seguir gozando de estos beneficios los jóvenes debían renovar el permiso cada dos años.

Aunque ha suavizado su tono con respecto a los “soñadores” , Trump no termina de garantizar si podrán mantener su estatus legal.

Asimismo, ha insistido en su deseo de levantar un “gran muro”  en la frontera con México y deportar a millones de indocumentados con antecedentes “criminales” .

El pasado fin de semana el Gobierno estadounidense llevó a cabo sorpresivas redadas de agentes de inmigración en numerosos puntos de todo el país, que dejaron casi 700 detenidos.

Trump ha asegurado que la acción forma parte de su promesa electoral de “capturar a los criminales, a los malos criminales, con historial de abusos y problemas y echarlos” , pero las organizaciones de defensa de los inmigrantes advirtieron que los indocumentados con faltas leves o sin antecedentes también están siendo afectados.