CON OTRA MIRADA

Antigua y su Ley

José María Magaña Juárez jmmaganajuarez@gmail.com

Publicado el
José María Magaña Juárez
José María Magaña Juárez

Los vecinos organizados de Antigua Guatemala siempre han contribuido a su protección y desarrollo; ahora lo hacen al amparo de la Ley Protectora del Patrimonio Cultural de la Nación, que les da la calidad de “…vigilantes del Patrimonio Cultural de la Nación…”; de lo contrario no existiría como la conocemos hoy.

A ese esfuerzo se sumó el de los profesionales y académicos que a fines de la década de 1960 quisieron hacer algo definitivo para garantizar su permanencia y produjeron la Ley Protectora. Aprovecharon circunstancias favorables, como la reciente creación de la Facultad de Arquitectura (Usac), el Instituto de Fomento Municipal constituido por un importante equipo de jóvenes arquitectos y planificadores urbanos ligados a la Facultad, el interés de la Academia de Geografía e Historia y, por supuesto, una Municipalidad, que, conducida por el doctor Víctor Manuel Asturias, consciente del deterioro de la Ciudad, se hizo asesorar de un joven arquitecto, Augusto Vela Mena.

Recientemente y ante la errada actitud de la Municipalidad y del Consejo Protector al autorizar proyectos comerciales de gran envergadura dentro del área fundacional de la ciudad, las asociaciones Salvemos Antigua y Diego de Porres provocaron su suspensión mediante el rechazo generalizado. En consecuencia, el Concejo aceptó crear la Unidad Técnica de Desarrollo Municipal en el 2001. Ahí se formuló el Esquema de Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y algunos reglamentos. La Unidad integrada por vecinos llegó a ser un estorbo a los intereses del alcalde, quien la desintegró en el 2003 y trastocó aquel importante instrumento técnico-legal.

Con el devenir de la dinámica vecinal, en el 2006 fue creado el Consejo Cívico de Vecinos que aglutinó a las más activas agrupaciones cívicas que operan en la ciudad. La asociación Salvemos Antigua propuso retomar la necesidad de actualizar la Ley Protectora, y ante su inminencia, en noviembre del 2009, en una asamblea general quedó integrada la Coalición de Instituciones, Vecinos, Cocodes y Asociaciones de La Antigua Guatemala (Cívica), que incluyó a la Gobernación Departamental, Municipalidad y Consejo Protector, representados por sus asesores técnicos y legales.

Después de casi un año de trabajo, el pliego de modificaciones fue hecho público en un acto, en el Salón Mayor de la Municipalidad, y al día siguiente, 11 de agosto del 2010, fue presentado al Congreso de la República por el diputado distrital por Sacatepéquez, Sergio Celis, quedando registrado como iniciativa de ley No. 4252.

En noviembre pasado, el director de la oficina de la Unesco en Guatemala, doctor Julio Carranza, comentó ante la presidencia del Organismo Legislativo la urgencia de conocer esas modificaciones. De la misma manera, la señora Irina Bokova, directora general de la Unesco, durante su visita en enero recién pasado, al entrevistarse con el presidente Luis Rabbé dejó sembrada la inquietud por prestarle atención a tan importante asunto, pues son obvios el descuido con que se maneja aquella ciudad, Patrimonio de la Humanidad, y la desatención del Estado a recomendaciones técnicas hechas con anterioridad.

jmmaganajuarez@gmail.com