Escenario de vida

Carta abierta al presidente Alejandro Giammattei Falla

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

Publicado el

Excelentísimo Señor Presidente. Su servidora, una humilde ciudadana guatemalteca, escritora y ambientalista se dirige a su persona con el propósito de iluminarle en algunos detalles sobre algunas iniciativas de ley que ciertos diputados del Congreso están impulsando. Primero que nada, he leído algunos de sus comentarios donde Ud. manifiesta que los grupos que se oponen a las iniciativas de ley 6054, 6055, 6021 y 5923 son sectores que buscan hacer fracasar su gobierno. Personalmente no es esa mi intención, y tampoco es mi estilo de comportamiento, ni la de colegas ambientalistas ni de sectores como la Cámara del Agro, Cacif, Anacafé, el Cecón, Colegio de Ingenieros, la academia, reservas privadas y expertos en materia ambiental que han estado en la lucha contra estas iniciativas de ley, no porque quisiéramos hacerle daño a su gobierno, o porque queramos oponernos a los diputados que las están promoviendo, sino porque tenemos suficiente conocimiento como para saber que, de pasarlas, sería desastroso para el país.

Yo voté por Ud., Señor Presidente. Le admiro de muchas formas y hoy confío en su buen criterio y apertura como para que nos escuche, ya que sabemos que la única persona que puede parar un desastre ambiental, social, económico y cultural es Ud. Empezaré por citarle las razones por las que estas iniciativas vendrán a lastimar a Guatemala de una forma nunca antes vista.

La 6054 busca centralizar entidades de competencia ambiental dentro del Marn, en vez de descentralizarlas, y deja fuera al Conap con su respectivo Consejo Nacional de Áreas Protegidas representado por varios sectores del país. Sin el Conap quedarán nulos los compromisos previos con diferentes sectores y concentrará todo en las decisiones malas o buenas en un solo ministro. Eso sin contar el derrumbe de múltiples tratados internacionales, incluyendo los de libre comercio, dañando la economía de Guatemala.

Adicionalmente, la 6055 reduce las sanciones en contra de los responsables de delitos ambientales, exonerando a infractores de la legislación ambiental para garantizar su impunidad, y sabiendo que a su honorable persona le interesa que toda actividad sea legal, esto solo propiciaría que los delitos ambientales se incrementen sin repercusión alguna. La 5923 es preocupante porque amenaza los lugares sagrados de los pueblos originarios que están ubicados en los sitios arqueológicos, faltando el respeto a la cosmovisión maya. En ninguna de estas iniciativas se encuentra un modelo técnico adoc de funcionamiento para lo que se dispone, ni contempla una forma de manejo más adecuado para el éxito esperado.

Otra es la 6021, que le otorga una prórroga a Perenco por 25 años más, cuando su contrato termina en el 2025, y en ningún lugar se habla que sea retroactivo y pueda renovarse. Nada tengo en contra de la minería, siempre y cuando se haga con legalidad, no dañe a las comunidades o a nuestros recursos naturales y no se haga en área protegida como en este caso, en la Reserva de Biosfera Maya. Le recomiendo revisar los antecedentes y resoluciones oficiales del Conap y Marn, que evidencian su ilegalidad con argumentos y votos razonados de los tres ministros de esa época. Ninguno de los dictámenes jurídicos hace un análisis de los evidentes vicios de inconstitucionalidad de dicha reforma.

Humildemente le imploro que si aprueban la 6054 u otras que Ud. considere igual de lesivas, las vete, y estoy más que convencida de que lo hará con cordura e inteligencia después de informarse bien del daño que le harán a nuestra bella Guatemala. Vetándolas mantendrá su imagen libre de recriminaciones futuras de cualquier sector. Sr. Presidente, le agradezco su atención a mi misiva y confío en que no nos defraudará.