Fuera de la caja

Creatividad al servicio de causas que impactan

Publicado el

Como madre de un adolescente estoy en constante búsqueda de puentes que nos permitan fortalecer nuestra relación en esta etapa transitoria a su adultez. Así llegué a un taller conducido por una reconocida psicóloga. Me pareció una mujer no solamente bien preparada, sino bien intencionada. Sin embargo, a la mitad del taller habló de los derechos reproductivos de los niños y adolescentes. Su recomendación era pronunciarse fervientemente en su contra, ya que su apreciación era que en lugar de proteger a los niños los ponía en riesgo, incluso con redes de pedofilia. Me sentí confundida, ya que para mí buscan erradicar la violencia sexual y promueven el derecho a educación sexual necesaria para denunciar abusos. Como comunicadora reflexioné sobre la importancia de educar acerca de temas de los que aún no se habla lo suficiente.

Podemos tener diferentes puntos de vista acerca de temas relacionados con la sexualidad. Sin embargo, existe un consenso general cuando se trata de proteger a nuestros niños, y por nuestros no me refiero únicamente a hijos, nietos y sobrinos. Todos los adultos deberíamos asumir responsabilidad sobre las vidas de los infantes. En las culturas originarias, la crianza de los niños y adolescentes era responsabilidad de la comunidad, tenían claro que no era una tarea fácil y que en ellos reside el futuro de todos.

Recientemente recibí una invitación para servir de moderadora en el II Foro Latinoamericano sobre Creatividad, Innovación y Nuevos Medios para los Derechos Reproductivos. Confieso que no había escuchado acerca del foro anteriormente. Fue una grata sorpresa revisar la agenda para constatar que existen muchas agencias creativas en la región latinoamericana que además de tener campañas comerciales muy exitosas, dedican parte de su tiempo a desarrollar campañas para concientizar acerca de temas sociales que necesitan ponerse sobre la mesa porque han sido ignorados u olvidados, tácitamente o a propósito. Uno de estos es el abuso sexual infantil. El documento que acompañaba a la invitación proveía datos escalofriantes: Latinoamérica es la única región en el mundo donde aumenta el número de embarazos en niñas menores de 15 años, cada año más de 2 millones de adolescentes entre 15 y 18 años se embarazan, impactando su trayectoria educativa y oportunidades laborales (Unfpa). El embarazo y el parto se encuentran entre las principales causas de muerte en las adolescentes y jóvenes de 15 a 24 años, en la región de las Américas (OMS, 2018). Hablamos no solamente de una calidad y nivel de implementación deficiente de educación sexual en los currículos educativos. Hablamos de violencia sexual. Hablamos también de que el suicidio está entre las primeras causas de muerte entre niñas y jóvenes entre 10 y 19 años, sobre todo por embarazo o por ser víctimas de violencia.

En el foro presenté campañas que me impactaron. Todas tenían como ingredientes una mezcla de creatividad disruptiva y el uso de las nuevas tecnologías. Una campaña utilizó la realidad virtual para mostrar testimonios reales de niñas víctimas de violencia a congresistas ecuatorianos, para promover leyes que las protejan. Una reconocida feminista colombiana mostró el caso con el que logró reunir a varias influencers latinoamericanas para que tomaran consciencia de la influencia que tienen sobre los jóvenes y educar sobre temas relacionados con la violencia de género.

Los publicistas necesitamos manejar estos datos porque no podemos hablar de temas que desconocemos. Y no podemos desaprovechar el enorme privilegio de poner nuestra creatividad al servicio de causas en beneficio de nuestra niñez.