Imagen es percepción

Crueldad hacia los perros refleja decadencia social

Brenda Sanchinelli imagen_es_percepcion@yahoo.com

Cada vez son más frecuentes las noticias sobre distintos tipos de maltrato hacia perros; es terrible encontrar en las redes sociales casos de tortura, violencia, abandono y crueldad. Lamentablemente vende más publicar notas de ese tipo que otras que promuevan la bondad y el amor. Estos hechos perversos reflejan la decadencia del ser humano en su máxima expresión, porque son agresiones hacia seres indefensos que no tienen voz.

Otras personas, aunque no los agreden directamente, no se percatan de que están siendo crueles manteniendo a un perro encerrado en un patio todo el día, jamás los sacan a pasear, no les hablan ni comparten juegos con ellos. Darle a un perro mala calidad de vida también es un maltrato por negligencia.

Como escribió el filósofo Emanuel Kant, las consecuencias de un acto en contra de la naturaleza afectan a la humanidad entera, porque es lo opuesto al deber que el hombre tiene de cuidarla y protegerla. Dios mismo le asignó a Adán como primera tarea en este mundo ponerles nombre a todos los animales, porque para Él son importantes los seres vivos, sobre todo el perro, que es el animal más cercano al ser humano.

Quien menosprecia la vida de cualquier ser vivo también irrespetará la vida de otro ser humano y todas las normas sociales de convivencia, porque el maltrato animal es consecuencia de la crueldad, la cual origina violencia y esta, delincuencia.
Otro hecho en extremo desagradable que ha sido noticia en los últimos días es la posible venta de carne de perro en mercados. Esta nota no solo ha desatado el rechazo de los guatemaltecos, por la maldad hacia los animales, sino también por las consecuencias de salud que puede traer a quienes comen esta carne.

Es necesario estar conscientes de que los perros son seres increíblemente sensibles, cariñosos, leales y con sentimientos de empatía hacia las personas; no en balde son considerados los mejores amigos del hombre.

Según algunos estudios, los perros utilizan todos sus sentidos para adivinar nuestras emociones, pensamientos e intenciones. Por esta razón son muy útiles en ciertos roles sociales, tales como ayudar a personas con alguna discapacidad, rescatar personas soterradas o atrapadas, detectan drogas, son capaces también de detectar enfermedades, terremotos y peligro. Los perros tienen una intensa conexión con la gente y eso los hace muy valiosos.

El perro brinda amor incondicional a su dueño. Ellos siempre están allí para su amo y lo aceptan tal como es, sin pedir nada a cambio. Son fieles en las buenas y en las malas. Sobre todo en estos tiempos de la decadencia de la amistad y del cariño sincero se les valora aún más. Mucho me temo que cada vez más se pierde entre los propios humanos el cariño, la lealtad y la generosidad, valores que el hombre busca desesperadamente en otro ser vivo y encuentra fácilmente en un amigo canino.

No puedo dejar de hablar de los perritos de la calle, que son las mayores víctimas de la crueldad de la gente. Es aquí donde entran las municipalidades, que deberían tener al menos un albergue a su cargo para resguardar a estos lindos peludos, castrarlos y proporcionarles un hogar promoviendo su adopción. La meta debe ser que ya no existan perros callejeros.

Holanda logró este objetivo con su programa CNVR (Recoger, Esterilizar, Vacunar, Identificar y Regresar), con el que logró convertirse en el primer país libre de perros callejeros en el mundo. Hagámoslo aquí también. ¿Por qué no? Pero si usted es afortunado y tiene un perrito en su hogar, ámelo, cuídelo y protéjalo. Es lo menos que podemos hacer por ellos.