Imagen es percepción

Cuando el sueño americano se convierte en una pesadilla

Brenda Sanchinelli imagen_es_percepcion@yahoo.com

Érase una vez un país considerado tierra de las oportunidades, “la democracia más grande del mundo”, un sitio donde se puede empezar de cero y prosperar o hacer una gran fortuna. Allí los sueños se hacen realidad, el lugar que ha inspirado mil historias difundidas por Hollywood en todo el mundo, relatos llenos de fantasía, emoción, romance, riqueza, lujo, etc. Pero ese sueño americano esconde en sí mismo dolor, injusticias, desigualdades, discriminación y cada vez más parece una utopía.

Después de la I Guerra Mundial, EE. UU. era el destino anhelado y perfecto para hacer realidad ese sueño americano. Pero las cosas han cambiado y el sueño se ha transformado en pesadilla. Es un país lleno de problemas, empezando por la pandemia, por la que se han perdido miles de vidas y aún no logran controlarla. Los desastres naturales están sucediendo en casi todas partes del país y no digamos la economía y las oportunidades de empleo, que han sido seriamente afectadas, causando que millones de personas se hundan en la desesperación y la pobreza.

Tampoco puede dejarse de lado el tema de la violencia con armas. Basta ver las noticias diarias para enterarse de episodios de sangrientas balaceras, especialmente entre los jóvenes, o personas desequilibradas que cometen asesinatos masivos por causas raciales, odio, venganza, etc.

Además están al borde de una crisis humanitaria causada por decenas de miles de migrantes centroamericanos que se concentran en la fronteras de México y EE. UU. El presidente Biden pide “no salir de sus países”. Sin embargo, muchos piensan que esta crisis es su culpa, por haber alentado la llegada de migrantes irregulares al flexibilizar muchas reglas de control fronterizo apoyadas por Trump.

Las cifras son alarmantes. Según los últimos datos, más de 100 mil migrantes fueron arrestados en la frontera solo en febrero, incluidos más de 70 mil adultos solteros, casi 20 mil personas con familia y 9.457 menores no acompañados.

Estados Unidos está enfrentando la ola migratoria más grande de los últimos 20 años y el problema más urgente en este momento son los niños no acompañados. De hecho, la administración ha suspendido la muy controvertida práctica de expulsar a menores y niños que viajan solos, manteniéndolos en centros de detención. Escenas de niños abandonados en la frontera en situación de peligro, desgarran el alma.

El creciente número de niños enviados a estos centros parecidos a prisiones está ejerciendo presión sobre los recursos del Gobierno; aun así no se ve ninguna acción concreta de parte del gobierno de Estados Unidos para sancionar penalmente a los padres por enviar a sus hijos solos.

Las razones de la migración de países centroamericanos (especialmente Honduras, El Salvador y Guatemala) a Estados Unidos, son múltiples. La pobreza, la delincuencia de pandillas y los desastres naturales provocados por el cambio climático son algunas de las razones por las que los habitantes de varios países de la región se ven obligados a abandonar sus países. El aumento que estamos presenciando en las últimas semanas también podría ir acompañado de la pérdida de puestos de trabajo provocada por la pandemia y el alivio gradual de las restricciones de viaje.

Un problema que sin duda representa uno de los desafíos más grandes para la administración de Biden, que debe ser resuelto en conjunto con los demás gobiernos. Una buena estrategia sería reducir las presiones migratorias en Guatemala, lo que implica cambiar las condiciones en la región para que la gente pueda tener una mejor calidad de vida y, en consecuencia, haya menos motivos para emigrar.