Con otra mirada

¿Cuándo empezó la Era Cristiana?

José María Magaña Juárez jmmaganajuarez@gmail.com

Publicado el

El papa Hormisdas (514 a 523) encargó a Dionisio el Pequeño (astrónomo de origen escita y abad de un monasterio romano) reformar el vigente calendario Dioclesiano, tarea que resolvió estableciendo como año primero de la era cristiana el del nacimiento de Jesús. Sus cálculos resultaron equivocados en unos cinco años, al datar de forma errónea el reinado de Herodes I el Grande (vivo cuando los tres reyes magos llegaron a Belén, provenientes de Irán o sitios cercanos al mar Caspio, a unos 1,300-500 km de distancia). Dedujo que aquel nacimiento tuvo lugar en el año 753 de la fundación de Roma, cuando debió suceder hacia el 748.

La Iglesia definió que al 31 de diciembre del año 752 de la era romana le sucediera el 1° de enero del año 1 de la era cristiana. En el tercer siglo de nuestra era estableció el 25 de diciembre como fecha del nacimiento de Jesús, haciéndola coincidir con las antiguas fiestas Saturnales (dios de la Agricultura) y el nacimiento anual del dios-Sol en el solsticio de invierno, facilitando la conversión de los paganos.

Es una tradición que resale al inicio o mediados del siglo V. El ciclo navideño inicia con el período de Adviento, del latín adventus, advenimiento o llegada: tiempo de preparación para el nacimiento de Jesús, que representa los más de cuatro mil años que los antiguos esperaron la llegada del Mesías. Comienza el domingo más cercano a la fiesta de san Andrés (30Nov), es decir, entre el 27Nov y 3Dic; abarca tres semanas completas y parte de la cuarta. Se clausura el 24Dic con una solemne vigilia que en la liturgia y primer repique de campanas estalla en la Misa del Gallo, con el canto de los ángeles: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad!

Localmente debemos al hermano Pedro de san José Betancur una de las más relevantes tradiciones de esta época, el culto al Nacimiento de Jesús, representado en esa especie de altar que solemos erigir en casa desde mediados de diciembre. En Guatemala lo llamamos nacimiento, pero también se le conoce como belén, portal o pesebre.

Esa tradición viene de la Edad Media, cuando para conmemorar la Nochebuena de 1223, Francisco de Asís escenificó la tradición cristiana en una cueva cercana a la ermita de Greccio. Con la colaboración de Juan de Grecio, comenzó con los preparativos nueve días antes del 25 de diciembre, convocando a todo el pueblo para celebrar una misa en presencia de aquella representación.

Pero volviendo a fechas e inicio de ciclo, cuando se estableció la era cristiana en el siglo VI, el sistema numérico empleado era el romano, que, como se sabe, no tiene cero, por lo que las cuentas empiezan a partir de uno. Numeración que se mantiene en el calendario Juliano, que es el que aún usamos, por lo que el primer día del mes es el día uno; el primer mes, enero, es el mes uno; el primer año es el año uno y el primer siglo es el siglo uno.

No fue sino hasta el siglo X, siguiendo escuelas como la de Gerberto, monje nacido alrededor del año 940, cuando se comenzaron a usar en Europa los números arábigos, junto al sistema decimal de escritura con el uso del cero. Los números negativos fueron aceptados a partir del siglo XVII y su estudio recién se profundizó en pleno siglo XX.