Imagen es percepción

Descifrando el misterio de los círculos

Publicado el

El círculo en geometría plana está constituido por el conjunto infinito de puntos equidistantes de un punto dado, llamado centro. Ya para Platón esta figura era la expresión de la perfección. En la Edad Media era símbolo de lo absoluto. Si el triángulo une lo terrenal con lo divino, Dios es un círculo. Símbolo del infinito, porque no tiene principio ni fin.

El círculo nos recuerda la forma del sol y la luna (elementos naturales contrastantes y complementarios), no tiene dirección ni orientación, demarca un espacio interno que no conecta con lo que está fuera (esto es un símbolo de protección y defensa).

En política, el círculo es la forma perfecta de democracia, que permite que todos estén exactamente en la misma posición que los demás, iguales, sin podio ni jerarquía.

La figura circular, en personas, representa que nadie está a cargo de la situación, pero que todos están llamados con su individualidad, para dar forma y alma a las decisiones que se tomen. Todos pueden mirarse a los ojos, todos tienen el mismo valor.

En el cuerpo humano, a simple vista nuestro ojo es redondo, la cabeza y los orificios nasales por los que respiramos. Por dentro estamos formados por esferas, conos y cilindros. La mayoría de nuestras células son redondas, incluso donde se origina la vida, el óvulo y el espermatozoide.

La rueda, este simple objeto circular, aún conserva el aura de uno de los mayores descubrimientos de la historia. Gracias a esta pudimos desarrollar todo tipo de transporte y medios de carga. Sin ella no habría ningún desarrollo tecnológico.

Pero luego de toda esta explicación maravillosa de los círculos en la vida del ser humano y la naturaleza, viene la parte inexplicable de la manera como hemos estado recibiendo últimamente ciertos mensajes en nuestro mundo.

Es una realidad que, desde el inicio de la humanidad, “ciertos seres extraordinarios” se han comunicado con el ser humano. Estos “dioses”, ángeles o demonios, extraterrestres, o como les quiera llamar, han estado allí desde el principio, pero por alguna razón se alejaron por un largo tiempo. Estos “no humanos”, que han interactuado con las civilizaciones más antiguas de la humanidad, hoy reaparecen y se están dejando ver sin problema, sin duda tratando de dar un mensaje a los hombres.

Los crop circles, en Reino Unido, son auténticas obras de arte que aparecen, literalmente, de la noche a la mañana en los campos de cultivo y no se sabe quién los hace. Los dibujos denotan una cierta evolución matemática en su expresión, y los mensajes han sido decodificados.

De igual manera, desde la pandemia, se han visto innumerables círculos de luz en el cielo, en todas partes del mundo, dejándose ver abiertamente ante la mirada atónita de miles de personas. Las redes sociales están plagadas de estos videos, que está comprobado que no son fake.

Y lo último que está ocurriendo es el extraño comportamiento de animales de diferentes especies (cabras, renos, venados, caballos, hormigas, peces, aves, etc.), que caminan en círculos (en dirección a las agujas del reloj), por horas o días, sin ningún tipo de explicación o razón aparente. Estos videos tienen consternado al mundo entero. Primero se atribuyó la actitud a una bacteria, pero luego se comprobó que los animales estaban sanos. Esto ha generado todo tipo de teorías que van desde el magnetismo de la tierra, las redes móviles 5G y hasta la conexión con Dios.

No cabe duda de que en el mundo están pasando cosas muy extrañas. Sin embargo, como el mismo Jesús dijo, en los tiempos finales habrá señales en los cielos y la tierra. ¿Será acaso que Dios, está enviando un mensaje para la humanidad?