Imagen es percepción

El amor, ¿un sentimiento o una decisión?

Brenda Sanchinelli imagen_es_percepcion@yahoo.com

Hoy que celebramos el “Día del cariño” me inspiré para compartir algunos pensamientos sobre el complejo tema del amor. Sabios y poetas de todos los tiempos lo han exaltado, y cómo no, si es el motor que mueve este mundo. La amistad es una virtud, se compara encontrar un amigo con encontrar un tesoro, precisamente porque no es fácil hallar a alguien que se identifique con nuestras emociones y sentimientos, alguien con quien podemos ser nosotros mismos; un amigo nos acepta tal cual somos, sin hacer el intento de cambiarnos.

Cuántas veces reímos a carcajadas con los cuates, haciendo inocentes travesuras que le daban a la vida un toque de tontería y complicidad, cantar a gritos la canción de moda, llorar juntos por un mal amor que falló. Un amigo en la vida de un ser humano es un tesoro invaluable. Considero que de los sentimientos más puros que pueden llegar a existir en este mundo está la amistad verdadera. Y ese sería un buen inicio para empezar una relación amorosa, y no viceversa. Hablando de relaciones de pareja la cosa se complica más y es necesario aclarar que no es lo mismo estar enamorado que amar. Cuando dos personas se enamoran comparten sentimientos y pensamientos, estableciendo una conexión especial que produce gran placer. Esta etapa incluye reacciones emocionales donde se producen descargas neuronales, químicas y hormonales que participan en este proceso. Incluso es más factible que exista atracción por alguien de nuestro mismo tipo sanguíneo. Al estar enamorados, la dopamina aumenta 7,000 veces su cantidad, la oxitocina (origina la pasión sexual) y la fenilalanina (provee el entusiasmo), bloquean el aspecto de la lógica y la razón.

En este momento de la relación se percibe a la pareja como perfecta, los defectos lucen como virtudes, pero está comprobado que la sensación dura unos dos años. Al terminar esta fase es cuando realmente se evalúa si desea saltar al siguiente paso. Cuando la magia del enamoramiento desaparece, empiezan a salir a luz los defectos e incompatibilidades, y ya se percibe que la otra persona no era tan “perfecta” como usted creía. Empiezan a surgir los problemas cuando uno intenta cambiar al otro, las peleas, los gritos y las discusiones.

Ese es el punto de quiebre, donde se ponen en la balanza muchas circunstancias y se toma la decisión de irse y buscar un nuevo romance o permanecer con su enamorado para empezar una nueva etapa, la del amor. Muchas personas se hacen adictas a la sensación de estar enamoradas y terminan las relaciones cuando el encanto de haber conocido alguien nuevo desaparece. El amor requiere tiempo, conocerse a fondo, reconocer los defectos y virtudes, y tomar la decisión de compartir el resto de la vida con esa persona. Comprendiendo que la gente no cambia, lo que usted ve hoy es lo que tendrá la vida entera.

El verdadero amor no es ciego, está basado en la realidad, en la certeza de haber encontrado a su alma gemela, y del compromiso de amarla y cuidarla hasta que la muerte los separe. Aceptar a la gente con defectos y virtudes, además de tener la capacidad de adaptarse a esa persona. Así es que no se deje engañar por sus propios sentimientos y nunca cambie al amor de su vida por una emoción pasajera. A excepción del amor divino, en los tiempos actuales el verdadero amor ya no es tan sólido como lo era antes, las manifestaciones humanas del amor se han distorsionado, simplemente el amor se ha enfriado, su concepción cambió de ser un sentimiento profundo y perdurable a algo light, utilitarista, pasajero y hasta desechable. No permita que el mundo de hoy cambie el concepto del amor, mejor hagamos que el amor cambie a este mundo.