Desde Ginebra

El comercio internacional global

Eduardo Sperisen-Yurt esperisen@gmail.com

Publicado el

El comercio internacional se conoce desde la época antes de que existieran las fronteras tal y como las conocemos ahora, cuando las personas utilizaban el trueque como un sistema de intercambio, hace más de 10 mil años. En ese entonces, las personas intercambiaban sus bienes en función de lo que producían y de lo que les interesaba obtener.

Entendiendo al comercio internacional como toda aquella actividad económica en la que personas o empresas de diferentes países realizan intercambios de productos y servicios. Hasta hace poco los analistas coincidían en que nos encontrábamos en tiempos de globalización, afirmando que estábamos en los mejores tiempos de la llamada globalización.

La globalización es un concepto que comenzó a ser utilizado con mayor intensidad desde mediados del siglo XX, mismo que se acelera con mayor rapidez con la evolución de las finanzas, las legislaciones, el transporte y el comercio digital, siendo favorecidos con el surgimiento de internet, entre otros. Al hablar del comercio internacional hay que mencionar que a las economías involucradas en transacciones comerciales internacionales también se les conoce como economías abiertas.

Los procesos de globalización, junto a fuertes incrementos tecnológicos, han generado ganadores y perdedores. Entre las ventajas de la globalización económica podemos destacar que permite ofrecer productos y servicios en países que antes no contaban con el acceso a estos y donde los inversionistas cuentan con mayores alternativas para colocar su dinero. Así, lo pueden trasladar de un país a otro en búsqueda de una mayor rentabilidad.

También existen desventajas de la globalización económica, no todos los sectores de la economía han salido siempre favorecidos. Como ejemplo, supongamos que se abre la importación de un producto que también se fabrica dentro del país, entonces las empresas locales se ven amenazadas por la competencia de mercancías extranjeras a menores precios y muchas veces de mayor calidad. Además, las grandes empresas, al contar con los recursos financieros y conocimientos técnicos, tienen ventaja al competir con empresas locales pequeñas que surten el mercado nacional.

Últimamente, varias personas hablan de desglobalización, que es el proceso de disminución de la interdependencia y la integración entre países, que generalmente es causado por tendencias proteccionistas y también se ha utilizado como un tema de la agenda política o un término para enmarcar el debate sobre un nuevo orden económico mundial.

El término de desglobalización viene derivado de profundos cambios en muchos países, donde el comercio como una proporción de la actividad económica total se reduce. Este descenso se refiere a que sus economías se vuelven menos competitivas con el resto de las del mundo, a pesar de la profundización del alcance de la globalización económica.

Las desventajas se han producido a través del tiempo y se han visto como una manera de superar las limitaciones y ofrecer aportes. No obstante, también posee una contraparte cuyos riesgos son perceptibles cada día más.

Lo anterior generalmente conlleva a cierta destrucción de pequeñas empresas locales, refiriéndome con ese concepto al proceso por el cual las innovaciones tecnológicas generan la rápida obsolescencia de las formas tradicionales de producción, provocando el ocaso de un alto número de empresas que no son capaces de ser eficientes en comparación con las innovadoras.

Incluso, con la desaparición de determinados sectores productivos cuya demanda decae en favor de los nuevos productos, que lleva en el corto plazo a un proceso de cambio, destruyendo negocios, llevando al cierre de numerosas empresas y dejando desempleados a un gran número de trabajadores.