Registro akásico

El derecho al aborto demanda regulación

Antonio Mosquera Aguilar http://registroakasico.wordpress.com

Todavía no están claros, los factores que propiciaron a una burbuja mantener una cadena de aminoácidos y replicarlos. Los virus no están vivos, sino organizados. Para replicarse necesitan de una célula. Las células pueden vivir en un medio adecuado de manera individual o como organizaciones cooperativas. Cuando un conjunto de células se separa de uno mayor donde están fijadas y no pueden continuar con vida, se dice que no son viables.

Antes, la vida humana solo se explicaba con el concepto de concepción. Se ignoraba el curso frenético del espermatozoide para alcanzar penetrar al óvulo. Hecho ocurrido, en general, en el útero. Algunos consiguen implantarse, otros no. Así, la definición de la concepción, es una descripción externa al fenómeno; anterior al conocimiento biológico, con carácter misterioso en el pasado y ahora, aclarado por la ciencia.

Por lo tanto, la frase: protege la vida humana desde su concepción, no es precisa, es ambigua y totalmente rebasada por el avance del conocimiento. La fertilización in vitro, necesaria para parejas con problemas de implantación de la blástula, destruye el concepto de concepción. ¿Cuándo se concibe? La protección es imposible porque los médicos deciden entre varias mórulas, a cuál deben implantar; a las otras, las destruyen. ¿Cómo proteger in vitro a blástulas humanas, capaces de generar la gastrulación? Para efectos legales, no hay forma de establecer cuando se inicia la concepción en este proceso de fertilización.

Esta opinión debe ser tolerada por quienes piensen diferente. Nadie, incluso la más alta autoridad del Estado, puede afirmar que irrespetará el derecho de expresión. Cualquier ciudadano tiene derecho a proponer la modificación de la legislación sobre aborto; a la vista de los males causados en mujeres, adultas y adolescentes, con embarazos de riesgo, medicamente contraindicados, producto de violaciones, o simplemente no deseados, atendiendo a la viabilidad y criterios antropológicos donde se fija un tiempo, sobre un cigoto sin características humanas. Se remueve un grupo de células inviables. No se mata a nadie. En contra, importa la muerte de muchas mujeres tanto por abortos clandestinos, suicidios por desesperanza, o vidas arruinadas para muchas madres solteras.
Nadie, incluso y especialmente el Presidente, tiene derecho a prohibir movimientos, asociaciones o partidos que promuevan la modificación de la legislación prohibitiva del aborto. Toda petición para autorizar el derecho de asociación debe respetarse. Se espera un movimiento nacional, valiente, formado por ciudadanas mujeres, donde se reivindique el derecho a disponer de sus cuerpos y de sus vidas. No es conveniente, la presencia de hombres o sacerdotes hombres, desconocedores del embarazo. Tampoco es aceptable la iniciativa solo de una organización extranjera.

Al hacer la petición de constituirse como asociación en el país, u oenegé, Planned Parenthood Global, pretendía actuar bajo las leyes del país. Ser sujeta al escrutinio legal en su actuación. Miente, quien diga que realizaría abortos. Además esa entidad promueve también la planificación familiar, tema prohibido en la década de 1960; hoy, aceptado. No obstante, es asunto de política interna, permitir la formación de una asociación con vínculos extranjeros. Oliverio García Rodas, ex Ministro de Gobernación, al autorizarla, dio un buen ejemplo de respeto a las garantías constitucionales y, después, de lealtad institucional.
¡Mujeres! No se dejen amedrentar. Finalmente, se generalizará un derecho reservado solo para quienes tienen suficiente dinero.