Escenario de Vida

El peor huracán de toda la historia en la Florida

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

Publicado el

Si algunos norteamericanos aún piensan que el cambio climático es una fantasía, quizás este devastador huracán los haga reflexionar. Desafortunadamente, en Estados Unidos el tema del cambio climático se ha politizado. Lo que se ha difundido erróneamente es que el cambio climático es un cuento chino, tal y como también le atribuyen a los chinos el covid-19.

La ciudad de Fort Myers y sede del condado de Lee ha sido la más afectada, pues, según su alcalde Kevin Anderson, el 80% de los hogares y negocios han quedado bajo el agua, en completa zozobra. Según periódico El País, expertos meteorólogos calificaron el huracán Ian de “monstruoso” e “histórico”, pues al tocar tierra devastó no solo Fort Myers con categoría 4 y 5 y vientos sostenidos de unos 240 kilómetros por hora, sino que afectó también a Sarasota, Tampa, Naples y otras ciudades en la costa occidental de la península de la Florida. Los huracanes son impredecibles, y cuando casi siempre se aparecen por la costa oriental, esta vez el Ian decidió moverse por la costa occidental.

Cuántas veces no nos han dicho los expertos del clima que, por el calentamiento global, las inundaciones, sequías, huracanes, megatormentas y otros fenómenos atmosféricos se verán intensificados en el tiempo. La alerta de los científicos empezó hace más de 25 años. Ahora lo vemos con este monstruoso huracán que ha dejado inundaciones masivas a la orden del día y sigue la incertidumbre de si la potencia de este devastador huracán se disminuirá o si volverá a agarrar fuerza en dirección opuesta, o sea hacia ciudades de la costa oriental y aquellas que dan al Atlántico. Según Anderson, lo que más dificulta el rescate de personas y reconstrucción posterior es el problema de la cadena de suministro, ya que en los últimos años se ha dado escasez.

Ron DeSantis, gobernador republicano del Estado de la Florida, advirtió de que esta vez el huracán se disponía a “atravesar el Estado”. Entonces podría golpear de punta a punta a ciudades del suroeste al noreste, y se espera que deje un rastro de vientos, lluvias, inundaciones y destrucción. Hoy, más de dos millones 300 mil personas se han quedado sin luz, no solo en las ciudades que han sido golpeadas, sino a lo largo y ancho del Estado. Un condado al sur de Tampa no podrá restaurar su electricidad por meses, según un amigo que vive en dicha localidad. Este hecho es sin precendentes, sabiendo que estamos hablando de la primera potencia mundial.

Otro amigo muy querido, ex CEO de Outreach NOAA, Dr. John Kermond, quien propició mi viaje al Polo Norte, vive en Fort Myers, que es donde azotó el huracán. Aún no responde llamadas y esperamos que esté sano y salvo al lado de su querida familia. El último mensaje que recibí de él fue el 14 de agosto de este año, donde me decía que el Ártico se estaba calentando cuatro veces más que el resto del planeta Tierra. Según estudios de NOAA, el Ártico es muy sensible al cambio climático. En los últimos 43 años, la región se ha venido calentando mucho más rápido, siendo 3.8% más de lo esperado.

Hoy en día contamos con predicciones de modelos de computadoras, pero estos modelos se quedan cortos ante lo que está sucediendo. El hielo derretido en la región circumpolar que incluye Alaska, el Ártico, Canadá, Groenlandia, Escandinavia y Siberia es un hecho y propicia cambios extraordinarios en el clima.

Sabemos a ciencia cierta que el cambio climático no es un mito, por lo que debemos desde ya tomar medidas drásticas para adaptarnos, y que cuando nos azote en Centroamérica un huracán como el Ian no nos tome desprevenidos.