A contraluz

El show de Bran y Tres Kiebres

Haroldo Shetemul @hshetemul

Todos los reflectores están sobre Neto Bran, alcalde de Mixco, y su homólogo de Ipala, Esduin Javier Javier, alias Tres Kiebres, que protagonizarán esta noche un deprimente espectáculo boxístico. Es el circo, la comedia barata, muy alejado de sus verdaderas responsabilidades ediles. Pero mientras Bran se siente cómodo con el show, se olvida de que los empleados municipales mixqueños llevan meses sin recibir sus salarios y más de 80 adultos mayores no obtendrán su jubilación sencillamente porque la municipalidad se quedó con sus aportes mensuales amortizados a un plan de seguridad social. El rostro bonachón de Bran cambia cuando ordena despidos masivos, como los 600 empleados que se fueron a la calle en octubre y otros más a finales de diciembre del año pasado.

La supuesta pelea del siglo no es más que un montaje publicitario de largo alcance con fines proselitistas. También hay una historia truculenta tras este show. Según el diario elPeriódico, la agencia Talent Factory, S.A., que promueve el encuentro, es proveedora de Mixco y lleva facturados Q248 mil a esa comuna por alimentos y bebidas. Ese medio también señala que el vocero oficial del encuentro, el exsíndico Jonathan David Colindres, fue financista de Bran y está ligado a un proceso por tráfico de influencias y un caso de “venta de plazas” en la Dirección General de Educación Física.

Lejos de las luces, los empleados ediles padecen la falta de salarios. Al parecer, la comuna mixqueña afronta problemas de liquidez, pero el alcalde no muestra mayor interés en resolver esta situación. Asimismo, descuenta mensualmente el 7% del sueldo de los trabajadores como cuota para el Plan de Prestaciones del Empleado Municipal. Sin embargo, durante el 2019 la administración edil no cumplió ni con la cuota laboral ni la cuota patronal, lo cual sumaría unos Q37 millones, y por eso a los adultos mayores no les quieren dar su jubilación. Hasta los jugadores del Deportivo Mixco se han quejado de falta de pago de salarios. Lo paradójico es que Neto Bran sí tiene dinero para contratar a una psicóloga por Q79 mil 800 para que en los siguientes seis meses les dé “terapia emocional” a los futbolistas. Eso es ser candil de la calle y oscuridad de la casa.

 

La prensa como contrapoder

El presidente Alejandro Giammattei comenzó su gestión con acciones positivas y otras no tanto. Entre las primeras está la reparación de daños en el servicio exterior; entre las segundas, el nombramiento de Alfonso Fuentes Soria como titular de Copredeh, sin tomar en cuenta que este fue el artífice de que Jimmy Morales lograra impunidad en el Parlacén. Sin embargo, es conveniente que el gobernante no comience a desarrollar una mala relación con los medios periodísticos como hizo el mandatario anterior. Durante la campaña proselitista, a Giammattei no le gustaron las investigaciones de Nómada y esta semana la emprendió contra Marvin del Cid, por sus reportajes sobre los asesores presidenciales, publicados en Prensa Libre.

Es importante que el presidente comprenda que él y quienes integran su administración son servidores públicos, sujetos al escrutinio público, porque devengan salarios provenientes de nuestros impuestos. Deben dar cuenta de sus acciones a la población que los eligió. Conocer, por ejemplo, quiénes fueron sus asesores de campaña y cómo se financiaron no es nada del otro mundo. Pero si hay malestar del mandatario para que se dé a conocer esto, quiere decir que podría haber algo oculto. Quien nada debe, nada teme, y a la larga el ejercicio de transparencia beneficiará a su gobierno. Es bueno que el mandatario comprenda que los medios no se deben a quienes detentan el poder, sino que son un contrapoder y se deben a la ciudadanía.