Desde Ginebra

El trato especial y diferenciado en la OMC

Eduardo Sperisen-Yurt esperisen@gmail.com

Otro desafío que enfrentará la Organización Mundial del Comercio este año es el de mantener el Trato Especial y Diferenciado (TE&D) para los países en desarrollo.

En la OMC existen tres categorías básicas de miembros: los países desarrollados (PD), en desarrollo (PED), y menos adelantados (PMA). Los PMA son aquellos países que cumplen con los parámetros que Naciones Unidas ha establecido y se encuentran registrados en el listado de países menos adelantados.

La OMC no define quienes son los países “desarrollados” o “en desarrollo”, los países se autodesignan. Guatemala es un país en desarrollo. Los países en desarrollo tienen, a diferencia de los países desarrollados, derecho al Trato Especial & Diferenciado que contiene una serie de flexibilidades, entre otros, períodos de transición más largos, la obtención de asistencia técnica, como también una diferenciación en los niveles de compromisos, especialmente en agricultura, para la implementación de las obligaciones acordadas durante las negociaciones multilaterales.

Estados Unidos propuso este año modificar el Trato Especial & Diferenciado de la OMC, que se instituyó claramente desde la constitución del GATT en 1947. Estados Unidos se ha manifestado contrario a continuar otorgando un trato especial y diferenciado. De acordarse esta propuesta, que se tendría que lograr en consenso de todos los miembros, redefiniendo a aquellos países que puedan aplicar un trato diferenciado para el cumplimiento de sus obligaciones. Considera que, especialmente los países grandes en desarrollo, deben asumir más responsabilidades, graduándose de la categoría de países en desarrollo.

En su propuesta propone que el acceso al Trato Especial & Diferenciado se determine caso por caso y establece varios parámetros para graduar a los países en desarrollo hacia países desarrollados. Entre ellos, hace referencias a diferentes indicadores macroeconómicos, por ejemplo, el Ingreso Nacional Bruto Global y el Index de Desarrollo Humano de Naciones Unidas.

Considera que un miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde/OECD), o que se encuentre en proceso de adhesión a la misma, se graduaría de ser PED, así como, si es miembro del G20 Financiero o un miembro al que el Banco Mundial lo considere de ingreso alto, o un miembro que sobrepase el 0.5% del comercio mundial —importaciones y exportaciones—. Con estos parámetros es difícil pensar que varios miembros en desarrollo lo acepten y se obtenga el consenso en la organización de los países en desarrollo más grandes, como China e India, entre muchos otros más, siendo este un tema de especial importancia para los PED.

Los PMA tienen derecho a todas las flexibilidades del TE&D. El Comité de Políticas de Desarrollo de Naciones Unidas en la última revisión de la categoría de países menos adelantados, realizada en el 2015, aplicó tres criterios: el criterio de la renta per cápita, el criterio del capital humano y el de la vulnerabilidad económica.

Un país pierde la condición de PMA si alcanza el umbral de “graduación” en, como mínimo, dos de los tres criterios y, en por lo menos dos revisiones trienales consecutivas de la lista. Al superar esas condiciones, el país se gradúa del estatus de PMA y pasa a ser un país en desarrollo.

Lo cierto es que se esperan difíciles y profundas discusiones y negociaciones que se han iniciado en este año, además, de tratar de concluir con un acuerdo en los temas de las subvenciones de la pesca y un acuerdo sobre el comercio electrónico, entre otros.