Escenario de vida

¿Estamos llegando al borde del abismo?

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

Los ambientalistas estamos de pésame ante el sensible fallecimiento del padre del término “cambio climático”, Wallace S. Broecker, quien falleció a los 87 años el mes pasado.

Wallace nos recordó que la Organización Metereológica Mundial (OMM) alertó de que el planeta ya había desencadenado cuatro años de temperaturas récord por culpa del cambio climático. Wallace anunció lo que se nos venía encima hace muchísimo tiempo, pero no le hicimos mayor caso.

Lo triste de la muerte de Wallace es que nunca vio en vida que se implementaran varias acciones importantísimas para contrarrestar el cambio climático cuando aún estábamos a tiempo. Estamos llegando al borde del abismo, y en sus ojos se reflejó su desánimo, cuando los científicos recién mencionaron que debimos haber actuado antes, pues ahora quizá es demasiado tarde para parar el desastre.

Fue por 1975 cuando Wallace habló por primera vez sobre el cambio climático. Hoy, el término ya se ha acuñado y las investigaciones han cobrado eco en todo el mundo. Ahora hay muchas otras organizaciones, como la National Oceanic Atmospheric Administration (NOAA), que trabajan sin cesar en el tema.

A pesar de todo el turbulento enjambre de politiquerías, violencia callejera, asaltos, congestionamiento vehicular y noticias como la muerte de Wallace, hay cosas maravillosas que suceden en Guatemala. Del 19 de febrero al 6 de abril podremos disfrutar de eventos positivos y refrescantes como las tres exposiciones que tienen lugar en Casa Mima, zona 1; Museo Ixchel del Traje Indígena, zona 10, y la Alianza Francesa, en la zona 9, todas en la capital.

El tema principal de estas exposiciones es Blanco & Fuego, promovido por la Embajada de Francia en Guatemala, un canto polifónico en honor a la porcelana de Limoges y sus maestros porcelanistas. En Casa Mima encontraremos objetos antiguos, tazas y vajillas clásicas de Limoges prestadas por familias guatemaltecas y antiguedades de varias partes del mundo, de México a Nueva York, pasando por Burdeos y otras más. Lo impactante es que la estampillada de Limoges recorrió innumerables kilómetros y varias décadas hasta llegar a esta exposición.

En el Museo Ixchel, la exposición trata de la escenografía de Jean Baptiste Couty, inspirada en arquitectura precolombina que combina de forma especial con los tejidos tradicionales de Guatemala. Allí encontraremos también las tapicerías de Aubusson, ciudad cercana a Limoges y arte textil guatemalteco, todo entre tradición y modernidad.

En la Alianza Francesa se exhibirá la Exposición Et+si affinités, cooperación entre dos entidades culturales: Esprit Porcelaine, propulsora de la porcelana actual, y La Vitrine, impulsora del arte contemporáneo e Limoges. Es un arte revolucionario y simpático. Se trata de porcelana traviesa que jamás nadie imaginó. Estamos hablando, por ejemplo, de zapatos de baile que desafían el equilibrio, un traje de sumo o una obra de platos carcomidos por lombrices. Todo lo más insólito. Marie-Evelyne Savorgnan y Mette Galatius son las maestras porcelanistas de Limoges, que llegaron a Guatemala a impartir sus cursos sobre técnicas que nunca se habían abordado antes.

Y regresando al tema del cambio climático, mañana domingo 24 de febrero se presenta mi obra Aventura Extrema- Una épica travesía en el Polo Norte. Será en la librería DeMuseo de Antigua Guatemala de 16 a 18 horas, por si quieren asistir la entrada es gratuita. ¡Los espero!