Escenario de vida

Fortaleciendo al sector empresarial local

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

Publicado el

Después de seis meses de confinamiento sin poder salir a filmar a los departamentos, finalmente emprendimos viaje al interior con mi equipo de producción, muy emocionados de la gira coordinada por Swisscontact y tomando todas las medidas de precaución por el covid-19. Por fin resumiríamos nuestra labor a la que nos dedicamos. Sin embargo, al inicio de nuestro viaje, camino a Quetzaltenango, nos quedamos varados alrededor de tres horas, debido al bloqueo nacional de carreteras. El incidente nos impidió llegar a tiempo a nuestras entrevistas programadas de esa mañana. Es imposible que Guatemala prospere con este tipo de situaciones que merman la movilidad de los que nos ganamos el pan diario con trabajo honesto. Eso sin contar la dificultad que tienen los transportistas en llegar a tiempo con sus productos de fruta y verduras, muchas veces perecederos, lo que va en detrimento de nuestra competitividad a nivel internacional. A mi modo de ver, justificados o no estos bloqueos, no debieran ser permitidos, puesto que perjudican a diferentes sectores de toda la población.

Después del mal sabor en la boca, nos sentimos animados cuando descubrimos la maravillosa labor que realiza Swisscontact, tanto en Quetzaltenango como en Cobán y en la ciudad de Guatemala. Se trata de una organización suiza que fomenta el desarrollo económico, social y ambiental, brindando a las personas posibilidades para mejorar sus condiciones de vida por su propio esfuerzo, fortaleciendo las capacidades de sus socios locales.

En nuestra gira conocimos al personal de Swisscontact, que nos ilustró cómo logran, junto a sus socios, mejorar la competitividad de las empresas locales al formar profesionalmente a jóvenes egresados de sus carreras para que logren acceso a empleo y consigan realizar sus sueños en pequeños negocios propios. Además, fortalecen al sector empresarial local y las pymes, para lograr mejor competitividad, y brindan oportunidades de financiamientos locales. La eficiencia de los recursos es otro de sus ejes, con proyectos de aire limpio y el uso eficiente de la energía.

Swisscontact ha estado operando en Guatemala desde 1972 con estrategias novedosas. Fue la primera institución en apoyar políticas de aire puro y realizó un programa de control de emisiones. Luego, junto a los socios, continuaron con capacitación en mecánica agrícola, mecánica automotriz, reparación de celulares, diplomado de motocicletas de dos y cuatro tiempos, corte y confección, estética y belleza (cosmetología), repostería, serigrafía, certificación de empíricos, y hasta en becas entre muchos otros. Lo que me llamó mucho la atención fue el proyecto de migrantes retornados, ya que por medio de sus capacidades logradas en el exterior se les ayuda con certificaciones en Guatemala para que tengan mejores oportunidades de empleo con las empresas.

También descubrimos el empoderamiento económico de las mujeres, y de paso conocimos a una chica con el nombre de Aracely, de 23 años, que después de haber sido capacitada por Fundap —aliado de Swisscontact— logró su sueño de emprendimiento. Ahora, cinco años después, ya tiene un negocio próspero de corte y confección y entrena a muchas otras chicas.

En suma, Swisscontact resuelve la falta de oportunidades para los jóvenes que viven en zonas rurales y suburbanas. Los que tienen un bajo nivel de educación y un entorno social vulnerable y los que han quedado a la deriva por múltiples razones. Swisscontact lo está logrando con sus aliados: Kinal, Fundap, Intecap, el Liceo Pre-Universitario del Norte, las municipalidades de Cobán y Guatemala, el Ministerio de Trabajo y el de Educación, Emiliani, Don Bosco, Fe y Alegría, Junkabal, Talita Kumi y otros. Terminé mi gira llena de optimismo. Con organizaciones así, Guatemala va por buen camino. La juventud se lo merece.