Imagen es percepción

G7, un llamado a la unidad ante las amenazas globales

Brenda Sanchinelli imagen_es_percepcion@yahoo.com

Hoy inicia en Cornualles, Gran Bretaña, la 47ª cumbre del G7 que finalizará el 13 de junio. Donde Boris Johnson, actual presidente del grupo, dirigirá las conversaciones sobre cualquier acuerdo que indiscutiblemente marcará las directrices a seguir globalmente, influyendo también en cumbres como las de la Otán y del G20. El G7 es un foro diseñado para fomentar debates francos y abiertos entre líderes, ministros y responsables políticos. Esta cumbre juega un papel de liderazgo en el escenario internacional y actúa como un verdadero catalizador en temas que luego son abordados por otras organizaciones a las que pertenecen más países y regiones. Es un hecho que lo que allí se decide afecta dramáticamente al mundo entero.

El también conocido como Grupo de los Siete son siete de las economías más grandes del planeta que, juntas, representan más del 62% de la riqueza neta global. Ellos reúnen a las economías mundiales más avanzadas, para establecer direcciones globales y tomar medidas sobre cuestiones transversales y generalizadas. Será la primera cumbre de los líderes del G7 desde el estallido de la pandemia, pero también será otra cumbre blindada: lejos de las áreas metropolitanas y las carreteras principales. Esta vez en la estrecha península de Cornualles, en el suroeste de Inglaterra.

Como presidente del G7 en 2021, el Reino Unido centrará sus esfuerzos en una agenda muy compleja, que incluye temas importantes tales como la recuperación económica mundial después del covid-19 y cómo se debe fortalecer la capacidad para resistir futuros virus; incluirán la consideración de un tratado de salud internacional; se promoverá la prosperidad futura defendiendo el comercio libre y justo; la lucha contra el cambio climático y la preservación de la biodiversidad del planeta; la defensa de valores comunes, entre otros temas. China, Irán, Siria y Rusia están en la agenda de conversaciones entre los jefes de diplomacia del club de los países más ricos. Discutirán los problemas geopolíticos urgentes que socavan la democracia, las libertades y los derechos humanos.

Esta vez las naciones más industrializadas del globo (Reino Unido, Estados Unidos, Italia, Alemania, Francia, Canadá, Japón) decidieron invitar, además de los representantes de la Unión Europea, a líderes de India, Corea del Sur y Australia a la 47ª reunión del grupo. Esta será la primera vez que Johnson se reúna con Joe Biden en su papel de presidente de EE. UU. Aunque no se ha publicado una agenda oficial, se espera que se discuta largamente sobre la respuesta global a la pandemia de covid. Johnson se ha comprometido a pedir al G7 que trabaje en un enfoque integral de las pandemias para garantizar una distribución mundial equitativa de las vacunas contra el coronavirus. Propuso un plan de cinco puntos para prevenir futuras pandemias.

Se ha hablado de que se promoverá un sistema de vigilancia de “radar pandémico global” para detectar variantes resistentes a las vacunas antes de que se propaguen. Uno de los planes es que los países establezcan “centros de investigación de zoonosis” para ayudar a determinar cuándo una enfermedad puede pasar de los animales a los humanos. Pero la prioridad más urgente es la inmunización masiva en todo el mundo.

Hoy este G7 pondrá sobre la mesa la urgencia por vacunar a todo el planeta, el desafío que representa Rusia y China o la vuelta al multilateralismo. Pero también todos los miembros se han comprometido a lograr emisiones netas de carbono cero para 2050 y se esperan negociaciones sobre la reforma de la tributación empresarial de las multinacionales. Agenda densa y tensa pero trascendental para el mundo entero.