Escenario de vida

¿Hay libertad este 15 de septiembre?

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

Publicado el

Este 15 de septiembre conmemoramos nuestra fecha de independencia con reflexiones importantes sobre una nueva amenaza de esclavitud que acaece sobre nuestra bella Guatemala. Se trata de las iniciativas de ley 6054, 6055, 6021, 6076 y 5923 que intentan pasar en el Congreso de la República algunos inescrupulosos diputados, sin importarles que se lleven a nuestro país y a nuestra gente “al trasto”. Reflexionemos sobre lo que pone en riesgo la soberanía de nuestra nación, esta vez, no en manos de invasiones extranjeras, sino en manos de algunos congresistas que han creado antojadizas iniciativas a su conveniencia, sin tomar en cuenta aspectos técnicos, jurídicos, sociales o ambientales que les den sustento, en total clandestinidad y sin haber socializado las mismas con el pueblo.

Principiemos con la 5923, la cual permitiría privatizar y alterar los sitios arqueológicos y lugares sagrados, y prácticamente podrían quedar los sitios a merced de los saqueadores.

La 6021 prorrogaría a perpetuidad el contrato con Perenco, uno de los más lesivos jamás suscritos por el Estado de Guatemala. Prácticamente regala nuestro petróleo por unas cuantas migajas. Además de que es ampliar un contrato que ya se venció y que se encuentra en área protegida.

La 6054 suprime entidades de conservación ambiental y las subordina al Marn. Todos los ríos, bosques, selvas y áreas protegidas podrían ser libremente depredados con la autorización de una sola persona.

La 6055 reduce las sanciones en contra de los responsables de delitos ambientales y exonera a otros infractores. Una nalgadita sería la amonestación y que no lo vuelva a hacer, por lo que propicia la impunidad ambiental.

La 6076 legaliza el uso de la fuerza letal en contra de manifestantes, incluso aunque estén en legítima resistencia y con una sola presunción de que estén armados, liberando de responsabilidad a quien cometa homicidios como los de la masacre de la Cumbre de Alaska (2012).

La 6120 busca impedir que la Contraloría rastree el destino de unos 6 millardos de quetzales de fondos de ayudas sociales, muchos que fueron en el pasado a parar a manos de funcionarios, desviando dinero para sus empresas.

Ya teniendo claro cuáles son esas iniciativas de ley que nos cooptan, aprisionan y nos quitan nuestra libertad, hemos de repasar el himno nacional, cuyas estrofas dictan así: “¡Guatemala feliz…! que tus aras. No profane jamás el verdugo. Ni haya esclavos que laman el yugo, ni tiranos que escupan tu faz. Si mañana tu suelo sagrado lo amenaza invasión extranjera, libre al viento tu hermosa bandera, a vencer o a morir llamará”… sin importar cuántos sectores se opongan. Por ello, seguimos en la lucha, “pues tus hijos valientes y altivos que veneran la paz cual presea, nunca esquivan la ruda pelea si defienden su tierra y su hogar”.

No comprendo por qué aferrarse a algo que la población no desea. Es obvio que algunos congresistas van a votar en masa porque el oficialismo se los exige. Congratulo a los diputados que no se dejan convencer y que tienen el coraje para no permitir un suicidio ambiental, social y cultural.

Amigos lectores, perder Guatemala a manos de estas iniciativas de ley es el equivalente a sufrir de una invasión extranjera. “Si mañana tu suelo sagrado, lo amenaza invasión extranjera, libre al viento tu hermosa bandera, a vencer o a morir llamará”. Hoy mi mensaje final es: “Ojalá que remonte su vuelo, más que el cóndor y el águila real, y en sus alas levante hasta el cielo, Guatemala tu nombre inmortal.