Escenario de vida

¡Impresionante lenta vacunación en Guatemala!

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

Publicado el

Me parece insólito que habiendo recibido Guatemala vacunas de países amigos, estas se vayan a desperdiciar a falta de agilidad en llevar a cabo la inoculación a tiempo. ¿Qué nos pasa? Si se vencen en mayo, ¿a quién podremos culpar? ¿Al sistema?

Mientras en otros países, como Alemania, vacunan a las personas 24 horas al día, en turnos constantes, sin parar, para que puedan llegar de día o de noche a los centros de vacunación, en Guatemala se interpone una absurda ineficiencia. Muchas personas de la tercera edad se han quedado frustradas a pesar de haber hecho las colas correspondientes y después de haber llenado el papeleo requerido.

Tal es el caso de una señora de 74 años, de Quetzaltenango (me reservo el nombre), que después de haber sido inscrita en el sistema, y habiendo hecho cola por largas horas bajo el sol, se tuvo que regresar a su casa sin la vacuna. Ella ya había presentado su DPI en el Centro de Vacunación de la Universidad Mesoamericana de Quetzaltenango, pero su gran sorpresa fue descubrir que no podía ser vacunada por no haber mostrado un famoso “mensajito” que le debió haber salido en su celular, pero que nunca le apareció. Por ende, se tuvo que regresar a su casa. Y para quienes no usan celulares, ¿qué hacen? Por situaciones tan absurdas como estas es que se paran desperdiciando las vacunas.

Actualmente ha surgido el “turismo de vacunas”, con gente viajando a Estados Unidos para obtener las dosis que no encuentra en su país, por lo que Guatemala debería pedirle cooperación a Washington, puesto que Estados Unidos tiene excedentes de vacunas y con sus nuevas políticas que miran hacia nuestro país, esto debiera ser factible.

Ahora bien, las personas que desechan la idea de vacunarse por los fake news publicados en las redes sociales, deben saber que solo son creados para lograr likes y que Google les paguen cantidades millonarias. Unos dicen que en las vacunas viene un chip que servirá para controlarnos, ¡pero ya de por sí nuestros celulares nos controlan! Otros dicen que en cinco a diez años nos saldrán brazos, cuernos o cabezas extra. No sé si al oírlo deba echarme a reír o a llorar.

Según estudios difundidos por un diario español, Fundación Avina comparó el ritmo actual de vacunación y determinó que si Guatemala sigue en esta burocracia y lentitud, en unos 15 años y 7 meses la población guatemalteca estará finalmente vacunada, pero será demasiado tarde. Si queremos que la población esté vacunada en el 2021, debiéramos tener un sistema de vacunación ágil, de 24 horas, para inmunizar a 60 mil guatemaltecos por día, Para lograrlo se requerirán 500 equipos de vacunación, y cada uno tendrá que aplicar 120 dosis diarias, sin darnos el lujo de tomar feriados como el del Día del Trabajo, cuando de forma irresponsable cerraron los puestos de vacunación. ¿Y los fines de semana, qué?

Aunque sabemos que todo depende de la cantidad de vacuna disponible, con mayor razón no debemos desperdiciarlas. Guatemala apenas ha vacunado al 0.77% de la población, y según Fundación Avina, la vacuna debiera ser un bien público global. Naciones Unidas menciona que apenas 10 países han acaparado el 75% de las dosis administradas, y esto se llama inequidad.

Aconsejo a quienes puedan que se vacunen, sean niños de 12 años en adelante o adultos mayores. Es necesario vacunar a tres de cuatro guatemaltecos para alcanzar la inmunidad colectiva, y no solo para protegernos a nosotros mismos, sino a los demás. Solo así lograremos una inmunidad de “rebaño” y terminar con la pandemia.