Pluma invitada

Inversiones de impacto para el desarrollo de CA

ENRIQUE CRESPO

Publicado el

A un año de la llegada del covid-19 a Centroamérica, es fácil desenfocarse de los retos que como región vivimos desde hace décadas. Esta pandemia vino a cambiar muchas cosas, pero también a recordarnos que aún hay mucho por hacer. Nuestros países necesitan seguir trabajando en generar más y mejores oportunidades de progreso y bienestar para sus habitantes, así como en mejorar nuestros índices de educación, salud, medio ambiente, seguridad, competitividad, entre otros.

Una excelente guía para enfrentar estos retos son los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que plantean metas e indicadores concretos al 2030. Cuando, en el 2015, los líderes del mundo se reunieron para definir este marco de acción, se dejó muy claro que, para alcanzar los ODS, las personas individuales, sector privado, los gobiernos, la academia y la sociedad civil tenemos que participar activa y colaborativamente. Si analizamos cada uno de los ODS vamos a encontrar que, para alcanzarlos, se requiere de ciertos denominadores comunes. Uno de ellos es: inversión.

En Centroamérica las inversiones, tanto públicas como privadas, no caminan al ritmo necesario para mover realmente la aguja del desarrollo. La lista de necesidades es muy larga y es bien sabido que para alcanzar los montos de inversión requeridos es indispensable la participación del sector privado. No hay otra forma. Pero tampoco es cualquier inversión.

Las empresas podemos ser agentes de cambio que impacten positivamente en lo económico, lo ambiental y lo social, si entendemos que estamos aquí para algo más trascendente que solo generar valor financiero para los accionistas. El norte debe ser generar también valor para las partes interesadas.

Tengo la responsabilidad y el privilegio de dirigir a CMI Capital, una de las dos agrupaciones de negocios que, junto a CMI Alimentos, conforman a Corporación Multi Inversiones, una corporación familiar multilatina que está llegando a su primer centenario. Este legado nos ha exigido replantear la forma tradicional de hacer negocios, tomando conciencia del liderazgo e incidencia que tenemos. Por ello, en CMI Capital nos planteamos el propósito de “generar inversiones de impacto que impulsan el desarrollo sostenible”.

Las inversiones de impacto son aquellas que, mientras logran un retorno competitivo en el mercado, generan al mismo tiempo un impacto positivo y medible en lo económico, social y ambiental de los países. Y es así como enfocamos nuestros negocios.

Para que nuestras inversiones generen más impactos positivos y medibles, contamos con el respaldo de la Red Guatemala del Pacto Global, una plataforma que trabaja por el desarrollo sostenible a nivel mundial y que hace un llamado a las empresas para que se unan a los principios universales de los derechos humanos y laborales, y la consecución de los ODS. Nuestro reto hacia adelante es identificar y medir los indicadores clave que, a través de nuestras inversiones de impacto, permitan mover la aguja del desarrollo en los países en los que tenemos presencia.

El potencial de Centroamérica es incalculable. La región está llena de gente resiliente, emprendedora y trabajadora, muchas veces en la búsqueda de una oportunidad o construyendo su propio camino. Mientras existan empresas y organizaciones que entiendan y asuman su rol de agentes de cambio para invertir en pro del desarrollo, seguiremos construyendo un mejor lugar para vivir y para heredar a las próximas generaciones.

 

*CEO de CMI Capital, empresa miembro del Pacto Global de las Naciones Unidas