Escenario de vida

Jóvenes en acción como “agentes de cambio”

Vida Amor de Paz vidanicol@gmail.com

Otro sería nuestro cantar si todos contribuyéramos a la conservación del medioambiente. Hablo de todos, ya sea empresarios, instituciones, oenegés y gobierno, como la gente de a pie. Sin embargo, lo que ha sido una gran sorpresa es ver a jóvenes emprendedores que están poniendo su mente, corazón y energía en hacer el cambio, al formar parte de Guardianes Ecológicos. Se trata de un curso que promueve el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y se prepara para capacitar a unos siete mil estudiantes.

No debiera sorprendernos si vemos que esta cifra se duplica o triplica, pues cada vez vemos a más chicos asiduos por hacer algo por la conservación. Desde el 2014 se fueron certificando 24 mil jóvenes a nivel nacional y ahora llegarán más que saben manejar las redes sociales para comunicarse entre sí e incidir en los adultos.

Guardianes Ecológicos nació de una propuesta del MARN que responde a la Política Nacional de Educación Ambiental entre esa cartera y el Ministerio de Educación (Mineduc). Estos chicos y chicas contribuyen a detener las acciones nefastas que acontecen en sus comunidades y promueven todo aquello que refuerza las tres erres: reducir, reutilizar y reciclar.

En entrevista especial, la licenciada Ingrid Liseth Antón Mejía, directora de Formación y Participación Social del MARN, relata que los jóvenes inscritos aprenden a valorar los recursos naturales, su riqueza y sus ecosistemas, y llegan a conocer las causas del deterioro ambiental.

Después de largas charlas con los directivos de este programa tan innovador, incluyendo al propio ministro Mario Rojas, comprendo que buscan que los jóvenes asimilen los conceptos ambientales, transmitiendo los conocimientos adquiridos a los demás, incluyendo sus familiares, amigos y miembros de sus comunidades.

Guardianes Ecológicos acepta a jóvenes de entre los 13 a 18 años de edad, para que se conviertan en agentes de cambio y sean retransmisores de los conocimientos para sensibilizar y concientizar a la mayor cantidad de personas posible. Me reuní con algunos de estos jóvenes y me quedé impresionada del nivel técnico que han adquirido. Al ver sus proyectos de reciclaje, manualidades y otros con el nombre de “Nutriendo mi hogar ambiental”, me he dado cuenta de que nada de esto es superfluo. Es consistente con lo que siempre hemos querido que aprendan los jovencitos, ya que ellos son una “esponja” a estas tiernas edades. Todo lo asimilan y digieren mejor que los adultos, muchos de los cuales no tienen interés en cambiar sus formas de ser.

Este año, la modalidad de los cursos es virtual y sin costo, menciona la Licda. Antón. Ante la situación que el país está sufriendo derivado de la pandemia de covid-19, y tomando en cuenta que los jóvenes estudiantes reciben la educación en casa, esta es una enorme oportunidad para que obtengan este diploma que le agrega un valor agregado a su CV. En total, los chicos estarán trabajando 4 módulos que suman 20 horas de aprendizaje con las tecnologías disponibles.

Me encanta este tipo de proyectos, lo que demuestra que muchas cosas que están sucediendo en Guatemala son positivas. Al finalizar el curso, el MARN los reconoce como guardianes ecológicos. Le encargo, amigo lector, que hable con el centro educativo donde sus hijos estudian para que formen parte del proyecto, contactando a la Licda. Antón. Felicitaciones a quienes han hecho posible esta maravillosa oportunidad, e invito a mis lectores a sintonizar este sábado, a las 2:30 y 10 pm, Los secretos mejor guardados de Los guardianes ecológicos, por Guatevisió,n donde veremos a estos chicos en acción.