Urbanismo y sociedad

La Antigua, monumento histórico entre pandemias

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Publicado el

Pedro de Alvarado fundó una ciudad, como un centro de gobierno de los territorios conquistados y dominados por la Corona española. Iximché, del señorío kaqchikel, en 1524, fue elegida para pasar la capital, llamándola la Villa de Santiago de Guatemala. Hubo un hecho violento cuando los habitantes mayas de esta ciudad se levantaron en armas por no estar de acuerdo con los tributos que los españoles les pedían, obligando a los conquistadores a buscar un nuevo lugar para la ciudad.

Pero hubo otros hechos, como los que Jorge Luján documentó, en donde en “la Colonia hubo hasta 59 pandemias de diverso tipo y variopinto, con un nivel de alcance regional entre 1520 y 1821 de dominio colonial español”. Y, ahora, con el covid-19.

En 1543, la ciudad fue asentada por tercera vez con el nombre de “Santiago de los Caballeros de Guatemala”, como una importante ciudad en aquella época colonial, centro económico, político, religioso y educativo, enmarcando el período hispánico con una capitanía general, abarcando desde Chiapas, México, hasta Costa Rica.

En 1773, los terremotos de Santa Marta destruyeron la ciudad, obligando a buscar otro lugar para su traslado, siendo el Valle de la Virgen, de La Ermita o Las Vacas, con el nombre de “la Nueva Guatemala de la Asunción”. Antigua fue designada como una ciudad monumento en 1965 por el IGH Panamericano, y pasó a ser patrimonio cultural de la humanidad.

En 1967, la historia me introduce en los problemas de esta ciudad cuando trabajaba como in fieri junto al arquitecto Fahsen en el primer plan regulador en el Infom. Durante esa época, tuve la oportunidad de conocer al joven arquitecto Verle Annis, de la Universidad de California del Sur, quien vino recomendado por el historiador y humanista Edgar Hewett y por medio de la Usac, con el rector Edmundo Vázquez, el licenciado Guillermo Putzeys en publicidad, el arquitecto Roberto Aycinena director del museo y los historiadores Jorge y Luis Lujan Muñoz. Annis realizó un trabajo fotográfico, escritos y dibujos a escala de la Antigua Guatemala, en una publicación excelente que contiene todos los monumentos históricos de la ciudad. El arquitecto Annis, en un gesto que me honra, me lo autografió.

En 1969 se creó el Consejo Nacional para la Protección de La Antigua Guatemala y el 26 de octubre de 1979 fue declarada patrimonio cultural de la humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). En el 2003, realizamos un nuevo plan regulador, en colaboración del comité Salvemos Antigua, con el arquitecto Magaña (nuestro nuevo presidente del Colegio), como asesor conservador el arquitecto Rodolfo Azpuro y la arquitecta Susana Asencio, reciente alcaldesa, donde se presentó la “Calificación del territorio, áreas urbanizables y no urbanizables, reserva y Sistema vial integral territorial”.

Entre el 2002 y el 2004, la Unesco llevó a cabo dos misiones para que el Gobierno de Guatemala cumpliera a corto, mediano y largo plazo con el objetivo de conservar valor universal de Antigua Guatemala, para conservarla en lista patrimonial universal (María Fernanda Castellanos, directora de Cultura de la Unesco).

Por lo que esta ciudad monumento debe estar preparada para un desarrollo social y un ordenamiento suburbano y arquitectónico adecuado en una tierra inestable y también de la masa turística a la que será sometida, que pondrán en una situación crítica a sus espacios urbanos, en especial con el tránsito urbano, que estaba ya definido tanto en el primero como en el segundo plan.