Pluma invitada

La bicicleta como un medio para mejorar la economía nacional

Publicado el

Los países más adelantados del mundo cuentan con los mejores medios de comunicación, tanto electrónica (internet, televisión, radio) como carreteras vehiculares (autopistas, carreteras rurales y turísticas), vías férreas (nacionales, internacionales y metros urbanos), conexiones aéreas y marítimas, tanto a lo interno como para el comercio exterior. La conectividad permite una mejor y más eficiente actividad económica, pues se trasladan los productos que se compran y venden a un costo menor que en los países con mala o pésima infraestructura de comunicación.

Una buena conectividad permite una mejora importante en el tema de seguridad, pues uno de los factores vitales para la seguridad integral es el intercambio de información rápida y en tiempo real. Lo mismo sucede con la salud y la educación: mientras más fácil sea llegar de un punto a otro, mejorarán esos aspectos de la vida de un pueblo.

Además, un país como Guatemala, cuyo potencial turístico es enorme, se verá beneficiado con un sistema interconectado por la BiciRuta 502 (tomando en cuenta que las bicicletas modernas cuentan —incluso— con sistemas eléctricos que permiten que cualquiera, no solamente un experto, pueda manejarlas), pues permitirá una expansión hacia un sector de turismo poco explorado: el turismo en bicicleta. El biciturismo inyecta recursos económicos a los pequeños y medianos hoteles, principalmente, y es completamente ecológico, amigable al medioambiente y saludable para los usuarios.

Los ingresos generados por el turismo se derraman en un amplio espectro de beneficiarios y sectores económicos (mercados, artesanos, servicios complementarios, generación de ingresos al Estado, por medio de los impuestos). El intercambio cultural que provoca el turismo es bueno para el crecimiento personal, tanto de los turistas como de los proveedores de los servicios turísticos.

¡El turismo es genial! Destacan dos aspectos importantes para el desarrollo de la BiciRuta 502: 1. La utilización de la infraestructura vigente, mejorada con el apoyo gubernamental en cuanto a la seguridad de los usuarios, y 2. La adecuación de las ciclovías mediante ampliaciones, mejoras y construcciones de pasos, puentes, descansos y puestos de servicio apropiados. No es cosa del otro mundo habilitar las carreteras y senderos para que se pueda circular con seguridad y placenteramente. En el diseño de nuevas carreteras debe incluirse el espacio necesario para circular en bicicleta, como regla general.

Incluso, adentro de la Reserva de la Biosfera Maya, así como en los sitios arqueológicos y naturales que se encuentran por toda Guatemala (y que nos hacen únicos en el mundo), podrían ser modernizadas las vías actuales y convertirlas en vías especiales para este tipo de turismo. Y, no se confunda el lector, también hay bicicletas para acarrear personas y bienes, que permitirán que se formen pequeñas caravanas mediante las cuales se podrán visitar estos lugares maravillosos y al mismo tiempo crear fuentes de trabajo a nivel comunitario, siendo amables con las comunidades y el medioambiente.

Un país con millones de microempresarios turísticos es un país próspero. Durante mi ya larga vida no he visto un proyecto tan sencillo y a la vez tan futurista como este. Las autoridades gubernamentales deben percatarse del enorme esfuerzo que se está realizando, desde la ciudadanía y a nivel de alcaldías, municipios y comunidades en cuanto al diseño de un sistema nacional de ciclovías, para que acelere la construcción de esta magnífica iniciativa y la conviertan (o incluyan) en un plan de nación que, a corto plazo, cambiará para siempre, positivamente, la historia de Guatemala.