Urbanismo y sociedad

La ciudad herida

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Publicado el

Guatemala padece uno de los niveles de pobreza más altos del planeta. El país tiene un déficit cualitativo del 61 por ciento, es decir, un millón 542 mil 639 hogares en desigualdad económica y social. Hay una carencia de un marco normativo específico, de un conglomerado legal variado, con planteamientos de una traslación territorial directa. No existen ejemplos de rehabilitación urbana desde la segunda mitad del siglo XX cuando el Edom marcó un punto de inflexión, como el desarrollo de la estructura regional; recursos naturales, estructura social, uso del suelo, zonificación, transportes y comunicaciones.

Existe el POT, que “se basa en la categorización del territorio en zonas generales que van de lo rural a lo urbano, tomando en consideración la oferta de transporte para determinar las intensidades de construcción y reduciendo la misma en zonas ambientalmente valiosas y de alto riesgo. El resultado corresponde al producto de trabajo técnico de la unidad Plan de Desarrollo Metropolitano que está en constante proceso de actualización; hasta que no haya sido aprobado por el “Concejo Municipal, no constituye la postura oficial de la Municipalidad de Guatemala” ¿?…

Por lo que no se encuentran soluciones a varios problemas como: la inseguridad por la violencia de los narcos y los extorsionistas. No se menciona el gran problema económico de la emigración y la migración los “guetos”, los expulsados, todos en búsqueda de oportunidades de empleo, educación y acceso a bienes y servicios los problemas económicos, por la pobreza urbana, el desempleo, la persecución político-ideológica, la inseguridad, las extorsiones, la persecución étnica.

Solo lo resolverán si se aplica el plan de desarrollo de Cepal con 10,000 millones de dólares al año durante una década.

La política urbana debe tomar en cuenta el subdesarrollo metropolitano y que cada 18 meses el país enfrenta un evento extremo que sacude las infraestructuras del país con inundaciones, sismos, derrumbes en zonas vulnerables. O los graves problemas que presenta el servicio de transporte colectivo, la densificación el uso del suelo y el tránsito en el área metropolitana, por la falta de involucramiento de las municipalidades y del municipio de Guatemala en el desbordamiento poblacional de los municipios aledaños, pues no existe una socialización de la tierra por no planificarse de modo conjunto y coordinado.

“Debe prevalecer una visión estratégica, integral y global, y una meta: mejorar la calidad de vida de la población en general, crear los mecanismos institucionales necesarios y propiciar entornos favorables para incorporar debidamente los factores demográficos en la planificación económica y social”. (Naciones Unidas).

Así como la conservación de ciertos edificios y desarrollos urbanos históricos conlleva, donde se requiere la intervención de profesionales especializados en bienes del patrimonio cultural, que tienen como finalidad proteger con su capacidad la acusación para el conocimiento de nuestra cultura. Existe la Carta Internacional de Venecia que, en su artículo IX, expresa: “La restauración de un monumento […] es una operación que debe guardar un carácter excepcional, como finalidad asegurar su conservación y revelar o restituir su valor y cualidades estéticas o históricas. Se fundamenta en el conocimiento profundo de un monumento[…]. así como la cultura y técnicas que le son relevantes. La restauración se funda en el respeto hacia la “substancia original del monumento[…] sobre documentos auténticos que le conciernen”. Y no copias.