Fuera de la caja

La comunicación de la nueva realidad

Publicado el

Expertos mundiales en sociología, economía, salud y tecnología coinciden en la nueva visión sobre el mundo en el futuro cercano. La pandemia aceleró los cambios que habrán de llevar a la sociedad a una transformación, cuya esencia se encuentra en la convivencia virtual. Lo que ahora estamos viendo y viviendo tan solo es el inicio de una realidad online, muy distinta de la que conocimos hasta finales de 2019.

La nueva convivencia trae consigo plataformas y códigos que convierten en global lo local, la complejidad en simpleza y lo disperso en compacto, para que los humanos nos eduquemos, trabajemos, divirtamos, viajemos, vendamos y compremos a través del dispositivo móvil que llevamos en la mano.

Estamos aprendiendo a vivir en un mundo en el que lo colectivo tradicional, con altos componentes presenciales, dejó espacio a una variable conductual que bien podríamos llamar colectivismo virtual, un aparente contrasentido pero que explica de alguna manera los cambios sociales ocurridos en la historia reciente.

Cada vez comprendemos y aceptamos más las conductas individuales en entornos familiares, académicos, laborales y de entretenimiento, que le confieren una nueva dimensión a la proxémica y a la háptica, características de cercanía y fraternidad en las comunicaciones y relaciones interpersonales, muy propias de sociedades como la nuestra.

La época post COVID representa un nuevo mundo, nuevas conductas, nuevos códigos y nuevas maneras de vivir la vida. La economía y hasta el medio ambiente tuvieron un respiro al cambiar su enfoque tradicional; las oficinas en casa, el uso de la tecnología, el comercio en línea y todos los servicios que ahora hacemos por medio de internet van ganando terreno. Son convenientes por el ahorro de tiempo y porque ahora representan una oportunidad para evitar riesgos sanitarios y acceder a una mejor calidad de vida.

En este nuevo escenario, en el que aparentemente estamos aislados y que modificó la conducta tribal que el mundo apreciaba, la comunicación estratégica seguirá siendo el centro gravitacional de procesos conceptuados para posicionar ideas, opiniones, sentimientos y comportamientos a favor de objetivos nacionales, institucionales, sectoriales y marcarios. Estamos en la era de la información del post. Nos comunicamos más ahora con la intención de generar reacciones rápidas, precisas y articuladas.

Interpretar los nuevos hábitos de las audiencias, su consumo de información y entretenimiento a través de medios digitales y redes sociales, así como la potenciación de la omnicalidad para satisfacer con plenitud las demandas informativas de stakeholders serán condicionantes esenciales para mejorar la asertividad de la comunicación.

La transición de un modelo de organización excluyente, que en buena parte era el predominante, a otro de carácter incluyente, como el visionado por la nueva realidad online, será un reto importante para colectivizar las oportunidades de desarrollo de nuestro país mediante interacciones con nuevos formatos.

Con un mundo diferente y cada vez con menos fronteras, en lo comunicacional no queda sino abordar progresivamente el cambio que llegó para quedarse. Son nuevas ecuaciones sociales que llegaron y que tardarán en posicionarse, pero que son ineludibles. Cómo nos desempeñemos en ese nuevo mundo es uno de los nuevos retos de la comunicación, la cual tiene un rol importante de articulación en el ámbito de interacción social y de este momento de transformación.