Fuera de la caja

La comunicación en la era de la convergencia

Publicado el

La comunicación consiste en el intercambio de información que se produce ente dos o más personas con el objetivo de aportar información y de recibirla. En el proceso de comunicación, todos los canales deben tener armonía de manera efectiva y eficaz para poder crear una base favorable para la relación con los públicos de interés.

La comunicación organizacional muestra su relación con las relaciones públicas, mercadeo e imagen corporativa, al estar la empresa interesada en la satisfacción de sus necesidades, y al mostrar interés por la percepción que los públicos tienen de ella. La comunicación organizacional centra su atención en el análisis, diagnóstico, organización y perfeccionamiento de las variables que conforman los procesos comunicativos en las organizaciones a fin de mejorar la interrelación entre los integrantes de su equipo y el público externo.

En el transcurso de la evolución dialéctica de la comunicación organizacional se identifican cuatro enfoques fundamentales; mecánico, psicológico, sistémico y simbólico-interpretativo: El enfoque mecánico se caracteriza por la concepción de la comunicación como un proceso transmisivo, donde la comunicación resulta unidireccional y la retroalimentación es casi nula. El psicológico presta especial atención al individuo; expresa las actitudes, conocimientos, percepciones y comportamientos sociales, determinando no solo qué información se selecciona y se interpreta, sino cuál información es procesada. El enfoque sistémico, posiciona a la organización con un sistema social integrado por partes interrelacionadas en un equilibrio dinámico y resalta tres pilares fundamentalmente: dinamismo, apertura y la importancia de comunicación; y el enfoque, simbólico-interpretativo, se caracteriza por entender a la comunicación como un conjunto de procesos de construcción de significados compartidos.

Durante el siglo XX, el comunicador se convirtió en la figura fundamental para la gestión de la información y la comunicación empresarial. Actualmente, se utilizan distintas herramientas que le permiten al público interno ser partícipe de la construcción de información relacionadas con la empresa, por ejemplo, el uso del internet que ha transformado las plataformas interactivas, donde los colaboradores se pueden comunicar entre sí o con el público externo, generando y recopilando información. Las redes sociales permiten al receptor no solo participar sino también construir.

La comunicación interna resulta inherente a cualquier tipo de organización, atendiendo a que los integrantes de las empresas tienden a comunicarse continuamente, ya sea para obtener y transmitir información, para platear alguna idea, para compartir experiencia, o para crear vínculos más cercanos entre los colegas.

La evolución del mercado, los cambios sociales, el actuar de los medios de comunicación y sobre todo el comportamiento de los clientes, imponen transformaciones en la forma de relacionarse la empresa con los factores que influyen directamente en el éxito organizacional.

Es necesario dinamizar la comunicación, convirtiéndola en un vector multidimensional, multisentidos e hipertextual. La actividad de la comunicación es hipertextual debido a que, al desarrollarla de manera integral, remite a otras actividades que siempre tienen mucho que contribuir, con el objetivo de hacerla más completa y efectiva. La comunicación es multisentidos, dada su capacidad dialéctica y renovadora, convirtiéndose en un proceso flexible donde es evidente la participación de diferentes actores que comunican de manera constante.

Por lo tanto, la interacción se sintetiza en la gestión de la información y la gestión de la comunicación para la toma de decisiones en la empresa.